El arte de la pre-entrevista

El arte de la pre-entrevista

3888 2592 Escuela Radio Ambulante

Por Sally Herships

Las pre-entrevistas pueden sentirse incómodas. “Hola, fulano, me gustaría pasar por alto todas las normas sociales y averiguar si tienes la información que necesito. ¿Podrías por favor decirme todos tus secretos más profundos y oscuros? Pero esta no es la entrevista de verdad y no tengo un montón de tiempo, así que si podemos hacerlo todo en, digamos, entre 3 y 7 minutos lo apreciaría enormemente. ¡Gracias!”.

Una pre-entrevista no es una entrevista. Es más bien un baile complejo. Les has dicho a tus personajes que quieres saber todo sobre ellos, o lo que sea que quieras saber. Ellos quieren contarte. Están listos para hablar. Y tú quieres que lo hagan… sólo que no del todo. Lo cual podrían no entender muy bien. Sin embargo, la razón es simple: la historia de una persona es como un beso. La primera vez siempre va a ser especial y única. Así que tu trabajo consiste en ir con cuidado, consiguiendo suficiente información para asegurarte de que tiene sentido seguir adelante.

Aquí hay algunos consejos concretos:

HAZ AUDICIONES.

Planear una historia de radio es como planear una película. Al principio haces tu storyboard. Piensas en tus escenas soñadas, el argumento y los personajes. Haces una lista de esos personajes. Si tu historia es una película, la pre-entrevista sería el equivalente a la audición. Y no todos los que participan consiguen el papel.

Hazte las siguientes preguntas durante la pre-entrevista para ayudarte a definir quiénes son los personajes indicados para tu historia:

¿Hablan bien?

¿Son entretenidos? ¿Dinámicos? ¿Cuando hablan, encantan a quien los escuche? ¿Es fácil de entenderlos? Quizás no. Quizá fueron entrenados por publicista mediocre que les enseñó a hablar en frases hechas y ahora usan más abreviaciones y jerga especializada. O tal vez sólo están nerviosos.

Si no estás seguro, o te preocupa, convierte tu pre-entrevista en un pequeño ensayo de tu historia. Utilízalo para ver si se pueden hacer ajustes. A menudo las personas piensan que necesitan sonar de cierta manera en la radio y cuando descubren que no, se sienten aliviadas y se oyen mejor.

¿Qué pasa si no hablan bien pero igual los tengo que entrevistar?

A veces la historia te exige que hables con una persona específica, porque él o ella es el experto que puede discutir sobre el precio de los cocos después del huracán Matthew, un cartel en México que está tratando de acorralar el mercado de aguacates, un recolector de flores con alergias, un dentista con el corazón roto, un economista de cítricos, lo que sea de lo que trata la historia. En ese caso…

EVITA EL DISCURSO CORPORATIVO/LENGUAJE ESPECIALIZADO/RAREZAS.

Uno de mis sueños como reportera es que no haya más abreviaciones. En cambio, el mundo del que sueño, mi mundo feliz tiene pasto verde. Los unicornios pastan junto a quebradas azules cristalinas y los expertos responden preguntas grandes e importantes, tomándose amablemente su tiempo de almuerzo para hablar con los periodistas en un lenguaje fácil de entender por los cualquier humano.

Pero a menudo este no es el caso. Así que cuando se trata de romper las fachadas de un mal hablado, yo soy muy poco creativa, tengo respuestas de rutina listas.

1: Hay una pregunta que mucha gente recomienda en estos casos:, ¿cómo podría explicarle esto a un niño?, pero para ser honesta, nunca me funcionó realmente bien a mí. Así que ahora tengo una nueva manera de preguntarlo: LA ABUELA. Les digo a los posibles entrevistados “la abuela está sentada en la esquina, en su sillón con su tejido. La abuela NO PUEDE ESPERAR para escuchar lo que tienes para contar, pero ella no sabe qué es ‘una identidad móvil’ o qué significa una ‘plataforma de distribución y publicación a través de la cual las promociones en las OTT o en pantallas múltiples llegan los consumidores. Explíqueselo a ella.”

2: Estos ejemplos son palabras reales que mis entrevistados me dijeron a mí, en voz alta, con sus propias bocas. “¡La abuela no puede entenderte! ¡No dejes tirada a la abuela!”.

Uno de mis ejemplos favoritos de cómo hacer esto bien es este clip de John Nielsen logrando que un experto apático hable sobre los peligros de la gripa aviar en el zoológico en idioma apto para humanos.

Escucha: “John Nielson entrevista a un experto”

Pero si no dejan de sonar como un robot de plástico monótono vomitando ruidos, es hora de traer un suplente.

ASEGÚRATE QUE ESTÁN BIEN PARA HABLAR DEL TEMA EN LA RADIO Y QUE SABEN DE QUÉ ESTÁN HABLANDO.

A veces estas conversaciones pueden requerir una sensibilidad especial. Recuerdo una vez, en una historia para Weekend America, en la que hablé con familias que habían perdido hijos adolescentes en incidentes relacionados con el alcohol. Quería encontrar al menos dos parejas de padres que hubieran reaccionado distinto ante esa pérdida. Ya sea por haberse endurecido frente a la bebida en edades tempranas o relajando sus reglas, con la esperanza de que sus hijos fueran más abiertos, en lugar de escabullirse para involucrarse en comportamientos potencialmente peligrosos.

Alguna otra vez quise visitar una base militar para ver cómo el ejército estaba rompiendo sus propias reglas respecto a cuál era el precio que debía fijarse para el tabaco. Le dije a mi contacto en el ejército lo que quería hacer exactamente y que los militares no saldrían muy bien librados.

Al final todas estas pre-entrevistas ahorraron tiempo y probablemente facilitaron las cosas. Para mí y para las fuentes. Mi contacto en el ejército me agradeció por advertirle y aunque tomó muchas notas durante mis entrevistas subsiguientes en la base, se me permitió el acceso a las personas y lugares que tenía en mente. Me gustaría pensar que las pre-entrevistas también ayudaron a preparar a las dos familias que habían perdido a sus hijos y que tuvieron la gracia de hablar sobre el tema del consumo de alcohol en menores de edad. Ellos sabían qué esperar al entrar en la conversación.

Por supuesto, hay toda una discusión sobre ética que podríamos tener aquí, pero mientras tanto, te podrías preocupar por sentirte agresivo o grosero. Para mí, es grosero no ser transparente al no informarles a los entrevistados exactamente de qué se trata. Es rudo no hacer preguntas. En última instancia, vas a estar representando a esta persona y contando su historia. Necesitas obtener los hechos como son.

Debes cerciorarte de que ellos también tengan los hechos correctos. No importa si se supone que ellos son los expertos. Si no estás seguro, pregúntales cuál es la fuente de la información que están citando. He aquí un ejemplo de una entrevista que le hice recientemente al director de un Departamento de Vehículos Motorizados de un estado (DMV, por sus siglas en inglés). En una entrevista anterior él había mencionado que cada vez menos millennials obtienen ahora licencias de conducir. Optan por enviarles un mensaje de texto a sus amigos o piden un Uber.

Escucha: “Sally y el tipo DMV”

Declaraciones como esta no me llenan de confianza. A veces de manera aterrorizante las personas que se supone que son expertos citan otras fuentes que citan otras fuentes que citan a otros expertos y terminan en un lugar surrealista y laxo de datos no confiables, como el mundo al revés en la serie de televisión “Stranger Things”.

En pocas palabras, antes de reservar tiempo en un costoso estudio y arriesgarte al enojo de tu editor, de hacer perder tiempo a tu fuente y perder el tuyo propio, confirma. Asegúrate de que tu entrevistado potencial sabe de lo que está hablando y está de acuerdo con que se grabe su historia. Y lo que es igualmente importante, que está de acuerdo con que se use su nombre completo. No dejes de preguntarle su nombre completo para la entrevista. Es probable que se sienta sorprendido, fuera de base y que diga que no quiere compartirlo. Mejor averiguarlo antes de estar en el estudio.

MANTENLO BREVE.

Puedes estar pensando que esto parece demasiado. Estoy confundido, ¿no se supone que las pre-entrevistas son breves? Sí, lo son. Pero breve es un concepto relativo y también depende de quién hará la entrevista final. Si estás haciendo la pre-entrevista para otra persona, un presentador o para otro reportero, puedes tomarte un poco más de tiempo. Después de todo, el entrevistado no hablará contigo durante la entrevista final. Claro, puede haber hablado contigo, pero con tu colega se sentirá como si fuera la primera vez que está contando su historia.

Entonces, ¿cómo sé cuándo parar la pre-entrevista? Lo siento, no hay respuesta científica para esto. Yo sigo mi instinto. Una vez que la gente comienza a decir cosas que yo quisieras que hubieran dicho al aire (cosas que sé que probablemente serán imposibles de hacer que repita), empiezo a sentir urticaria. Apenas llego a ese punto, cuando alguien dice algo, algo que yo no sabía, entonces es hora de parar. ¡Guárdalo para la entrevista! Frecuentemente un poco de suerte y un rezo involucrado.

HAZTE CARGO.

Sí, pero sigue hablando y hablando, ¿cómo puedo hacer que se detenga? Diciéndole que deje de hablar.
Le digo: “Voy a interrumpir groseramente ahora”. Entonces le explico por qué. Prepara al entrevistado y luego hazte cargo. Avísale al empezar que esta será una conversación corta. Como la gente de la radio tiene una comprensión muy diferente del tiempo que la mayoría de los mortales, también puedes advertirle a tu entrevistado que va a sentir que el tiempo pasa muy rápido.

ADEREZA TU RUDEZA.

Muchas veces esto no funciona. Y yo tengo que interrumpir, a menudo, varias veces. Ellos están tan emocionados con el tema en cuestión que quieren seguir hablando y hablando. Por lo tanto, ponle un poco de perejil. Adorna tu rudeza. Si lo haces bien, se sentirán halagados. “Dios, esto es tan maravilloso, quiero grabarlo!” o, “es porque queremos que suenes tan bien como sea posible durante la entrevista real. Vamos a guardarlo para la entrevista!”.
Bueno, tal vez no tienes que adular tanto, pero te puedes dar una idea. A veces los entrevistados entienden, a veces no. Pero lo más importante no es que les guste, es que suenen bien en la entrevista final.

¡TERMINANDO!

¡Uf! Lo hiciste. Terminaste. Pregunta si hay algo más que debas preguntar o que ellos quieran agregar; o si hay alguien más con quien debes hablar. Programa la entrevista y prepárate para escribir su historia.

Sobre Sally Herships

Sally Herships es reportera de Marketplace. También ha sido productora y reportera para la BBC, el New York Times, NPR, WNYC, y muchos otros programas y medios. Actualmente enseña escritura para radio en la Escuela de Periodismo Columbia University y en el Sarah Lawrence College, en Nueva York. Es presentadora del programa nocturno “Stories you can’t tell on the radio” y dirige el Radio Boot Camp en UnionDocs. Su proyecto de investigación “The Five Percent Rule”, emitido por el podcast HowSound de PRX, fue galardonado en 2011 con el Third Coast Award, en la categoría de Impacto en Radio, y como Mejor Informe Preparado en los Front Page Awards, del Newswomen’s Club of New york. También fue finalista de los premios de periodismo de investigación, IRE Awards.

Este artículo fue traducido por Natalia Guerrero.

La Escuela Radio Ambulante colabora con Transom.org, que ha compartido y traducido sus artículos para ayudarnos a educar y cultivar la comunidad de storytellers de habla hispana. Gracias a NEA por su apoyo en este proyecto.  Si quieres leer este artículo en inglés o ver otros recursos, visita Transom.org