Features

Radio Ambulante visitó Colombia

1024 770 Escuela Radio Ambulante

Hace unas semanas, parte del equipo de Radio Ambulante participó en dos de los festivales sobre periodismo más importantes de Colombia: Colombia 4.0 y el Festival Gabo. No solo fue una oportunidad para conocer a otros periodistas talentosos de América Latina, sino que fue el momento para que algunos integrantes de nuestro equipo se vieran cara a cara por primera vez.

En ambos eventos, compartimos detalles del trabajo en Radio Ambulante y ahora nos encantaría compartir esas experiencias con ustedes.

Durante Colombia 4.0:

Nuestra CEO, Carolina Guerrero, participó en el conversatorio “¿Cómo innovar y no morir en el intento? El caso de Radio Ambulante”. Carolina describió seis puntos claves que ayudaron a Radio Ambulante a crecer y consolidarse como líder en la industria de podcasts en español. ¡Léelos aquí!

Como una extensión de esa conversación que inició en el evento Colombia 4.0, Carolina fue invitada al podcast de Alejandro Marín (themusicpimp), uno de los djs de radio más influyentes en Colombia. Allí hablaron sobre los primeros días de Radio Ambulante, cómo se hace un episodio, y la necesidad de producir más podcasts en Latinoamérica.

Durante Festival Gabo:

Durante el Festival Gabo, la editora general, Camila Segura, y el productor David Trujillo Patiño tuvieron una conversación reveladora acerca de la producción de un episodio: desde la propuesta inicial, el pitch, hasta la publicación.

Además, Camila presentó en vivo la historia “El otro, el mismo”, una de las más populares de Radio Ambulante. Fue emocionante sentir las reacciones del auditorio, estar ahí con quienes nos escuchan, compartir su sorpresa, su alegría, su expectativa. Definitivamente tenemos que hacer más shows en vivo: no saben cuánto disfrutamos encontrarnos con ustedes.

¿Estuvieron en alguno de los eventos? Cuéntennos lo que aprendieron.

 

Sigue a Carolina Guerrero, Camila Segura y David Trujillo.

Pitching: Proponiendo ideas de historias

640 426 Escuela Radio Ambulante

Por Ari Daniel

Introducción por Jay Allison: Durante años, el increíblemente versátil productor Ari Daniel, ha participado en el Taller de Historias de Transom, para contarles a los estudiantes cómo forjar una vida como independiente (freelance) en la radio pública y otros ambientes relacionados. Él conoce el arte de presentar un propuesta –lo que en inglés y en la industria se conoce como “pitch”- y ahora las escribe para ti. Aquí hay muy buenos consejos, además de un puñado de ejemplos de propuestas. Muy buena cosa si estás comenzando. ¡Mucha suerte!

Siete consejos

Probablemente tienes una historia dándote vueltas y la quieres hacer para radio. Presentarla es simplemente una cuestión de tomar esa idea de historia y traducirla de manera que logre que un editor o un programa quiera trabajar contigo para contarla.

Aquí hay siete guías/consejos para presentar tu historia.

1. ¿Cuál es tu historia?
Presentar una historia sobre una idea genérica, digamos un grupo de gente que pierde dinero en sus hipotecas de baja calidad, no es tan eficaz como si lo haces encontrando una o dos personas que experimenten esa situación y que puedan ilustrar la idea más ampliamente.

Por lo tanto, al presentarla, deja claro que has investigado suficiente para recolectar los detalles básicos de tu historia –quién o quiénes serán tus personajes, dónde ocurrirán las escenas, qué es lo que está en juego. Pero no investigues ni hagas más reportería de la cuenta hasta que tu propuesta haya sido aceptada. Quieres explorar suficiente para asegurarte que hay una historia real ahí, pero no quieres invertir demasiado tiempo en ella en caso de que tu propuesta sea rechazada.

Con ese fin, yo hago la mayor parte de mi investigación preliminar por correo electrónico y por teléfono. No empiezo a grabar hasta que mi propuesta haya sido aceptada. Un buen editor te ayudará a darles forma al enfoque y al tratamiento de tu historia y con eso llegarás preparado a tus entrevistas y a la grabación en el terreno. Por eso yo siempre espero para grabar cualquier cosa hasta que mi propuesta haya sido aceptada y haya acordado el enfoque de la historia con mi editor.

2. ¿Qué puedo ofrecer?
Si trabajas independiente (freelancer), puedes hacer cosas que muchas veces los periodistas contratados no tienen tiempo de hacer. Ya que probablemente no necesitas preocuparte por los giros del día, puedes tomarte el tiempo que necesitas para grabar las escenas desenvolviéndose y los personajes abriéndose y cambiando.

No te preocupes por los comunicados de prensa de última hora o estudios embargados que estén a punto de ser publicados. Lo más probable es que los periodistas contratados de planta cubran esos temas. A mí me gusta buscar historias que aún no están en el radar de las noticias. De hecho, la mayoría de mis ideas de historias surgen de conversaciones casuales. A veces alguien a quien estoy entrevistando sugiere que hable con un amigo o colega. Otras veces, noto algo curioso y eso me lleva a una historia.

Hace varios años, estaba entrevistando a un geoquímico en su laboratorio y vi un trébol gigante de cuatro hojas pegado al lado de uno de sus instrumentos. Le pregunté al respecto y me dijo que había tenido una estudiante con una extraña habilidad para encontrar tréboles de cuatro hojas en el mundo. Me puse en contacto con ella y terminé haciendo una historia sobre ella.

Ve a algún lugar en tu barrio que esté fuera de los circuitos transitados -un lugar sobre el que no hayas visto mucha cobertura- e inevitablemente comenzarás a descubrir historias. Historias que luego tú vas a proponer.

Encuentra una historia en alguna tierra lejana y postúlate para una subvención de viaje que cubra los costos para llegar hasta allí. Mejor aún: antes de que te postules, preséntale esa historia a algún programa (mira abajo cómo se hace) y consigue una carta de apoyo que diga que ellos editarán y publicarán la historia, con la financiación que tú consigas.

3. Identifica el programa adecuado para tu historia
Hay dos vías para esto. La primera es pensar dónde esperarías oír tu historia si estuvieras sintonizando el dial de tu radio o eligiendo un podcast. Ese es probablemente el programa al que quieres presentarle tu historia. (Puedes ver el sitio web de la Asociación de Independientes de la Radio (AIR) para ver la lista de cómo presentar propuestas a numerosos programas de radio pública). Escribe tu propuesta en el estilo de ese programa. Si es un programa que prioriza la narrativa sobre las noticias, asegúrate de presentar tu historia como sólo eso -una historia con personajes, escenas, el desarrollo de la trama. Si en cambio, es un programa que prefiere las noticias a la narrativa, explica en la propuesta qué hace a esa historia noticiosa (Puedes leer más al respecto en el punto #4).

Pero también puedes hacer lo contrario. Digamos que realmente quieres que tu historia salga al aire en Studio 360, un programa de la Radio Pública Nacional de Estados Unidos (NPR) en Nueva York.
Mientras exploras el mundo para encontrar historias, usa lo que sabes sobre el tipo de piezas que Studio 360 emite como un filtro para identificar las ideas que podrías presentar. Mientras haces la reportería previa e investigas, puedes incluso hacer preguntas para determinar si algo de lo que ha despertado su interés tiene el arte y la reflexión creativa necesaria para Studio 360.

4. Puñetazo y gancho

El asunto de tu correo electrónico a un editor debe decir: “Propuesta: xxx” donde “xxx” es el título de varias palabras de tu propuesta. Debe atraer la atención de tu editor. Algo así como “Lágrimas de Caribú” o “Usando mierda para salvar un ecosistema”.

Tu propuesta puede ser de varios párrafos de largo. Mantenla concisa y al punto. Demuestra que has hecho tu investigación agregando algunos detalles específicos. Por ejemplo, quería hacer una historia sobre la Conferencia Matemáticas Conjunta, cuando esa reunión -la más grande del mundo de matemáticas- tuvo lugar en Boston hace unos años. Sabía que necesitaba un ángulo que lo hiciera interesante para los oyentes. Así que llamé a varios matemáticos y a los organizadores de la conferencia de antemano y supe de una compañía de teatro matemático que estaba presentando una sesión sobre la probabilidad en los juegos de mesa y un taller sobre las matemáticas de la danza. Esos detalles ayudaron a diseñar la base de mi propuesta. Puedes escuchar la pieza final aquí.

Además, explica cuál será el arco narrativo de tu historia, a quién vas a entrevistar, qué escenas deseas capturar. Dale al editor una idea de cómo te imaginas la historia al aire.

Si hay alguna razón por la cual la historia necesita ser transmitida pronto, menciónala. Esto es lo que se llama un “gancho” de noticias. Tal vez tu historia está ligada a un evento que está ocurriendo. O vuélvete creativo y encuentra un aniversario, un cumpleaños o un día festivo relacionado. Una vez escribí una historia sobre el comportamiento de apareamiento de copépodos (un crustáceo acuático) a Here & Now, un programa de WBUR, la estación de NPR en Boston. Les dije que podían emitirla el día de San Valentín como una historia alternativa de citas. ¡Y lo hicieron!

5. Bueno y malo
Cuanto más propones mejor te vuelves. Y en la medida en que publicas adquieres un sentido más refinado de lo que funcionará o no al aire.

Aquí hay una frase de uno de las primeras propuestas que escribí. Me alegra que mi editor me hubiera dicho que no:

“Esta pieza se centrará en el arte, habilidad y técnica detrás de hacer flores, espirales y otros diseños con leche sobre el café”.

No hay detalle, ni sentido de la historia, ni tensión. Y todo el mundo ha oído hablar de esa idea -no hay nada que indique por qué mi historia tendría algo inesperado o sorprendente.

Ahora, echa un vistazo a esta frase de una propuesta que Matt Leslie, un estudiante de doctorado en el Instituto Scripps de Oceanografía, le envió a Atlantic Public Media:

“La ciencia que hago no sería posible sin una morgue especial de 30.000 delfines”.

¡Es mucho más tentador! No puedes esperar a saber más y escuchar la historia de Matt (que, por cierto, la puedes oír aquí)

Abajo puedes ver algunas de mis propuestas completas, junto con los enlaces a las historias que salieron al aire.

6. Mira el “No” como un “Sí” disfrazado
Al principio, tu editor puede responder con regularidad “no gracias”. Eso no es para nada preocupante. Asegúrate de saber por qué dijeron que no para que puedas mejorar tu propuesta la siguiente vez. Puedes intentar enviar la misma propuesta a un programa diferente para ver si muerden. (Está bien enviar la misma propuesta a varios programas secuencialmente, pero nunca simultáneamente). Sin embargo, mi recomendación es seguir adelante y tratar de proponerle a ese mismo editor y a ese mismo programa algo más. Eventualmente obtendrás un sí.

Y con el tiempo, desarrollarás una relación profesional con tu editor. Se convertirá en un ser humano al que le puedes pasar propuestas menos diseñadas para que te dé su opinión, a quien le puedes escribir para preguntarle si hay espacios que necesiten llenar en su programa, que te puede buscar para encomendarte una historia.

7. El pitch en un contexto más amplio como independiente
Presentar propuestas es esencial para quienes trabajan como freelances. Es como haces que tus historias salgan al aire. Y me ha parecido que este know-how o habilidad, es muy útil cuando también propones más allá de la radio pública. Puedes utilizar estos mismos consejos para proponer piezas de audio o multimedia (o series) a organizaciones sin fines de lucro, departamentos académicos, etc.

El objetivo es el mismo: pon en papel la idea que te tiene tan entusiasmado y consigue alguien más se emocione como tú.

Tres ejemplos de propuestas o “pitches” exitosos

Pitch 1: Para las personas mayores, el trabajo nunca termina
No vayas a Needham, Massachusetts, si quieres retirarte. El secretario de un oftalmólogo tiene 96 años. Un hombre de 78 años, llamado Paul, atiende la recepción del Boston Sports Club (BSC). Greta, de 89 años, trabaja en el gimnasio YMCA de día y en un centro para ancianos de noche. La empresa Vita Needle tiene 25 empleados de la tercera edad en su fábrica, la mayor tiene 98 años.

Y este fenómeno no es exclusivo de Needham. En Estados Unidos, cada vez más las personas mayores trabajan en labores manuales y no manuales. Según Simon Weitzman, un médico de Needham, “El trabajo es un paraguas; provee una manta, proporciona amor. Da calor. Ofrece todo lo que no tiene nada que ver con el dinero”. En resumen, ofrece sentido de la finalidad.

Aunque tal vez sea también un signo de nuestra cultura adicta al trabajo y nuestra única manera de encontrar nuestro propósito es a través de nuestro trabajo.

Me gustaría convertir estas ideas en una pieza de radio estructurada alrededor de una jornada de trabajo en Needham, comenzando por la mañana con Paul en el BSC, que abre las puertas a las 5 am, y terminando con Greta que trabaja el turno de noche en un centro para ancianos. Entrevistaré a estas personas de la tercera edad, así como al Dr. Weitzman y la Dra. Caitrin Lynch (profesora asistente del Olin College que está escribiendo un libro sobre Vita Needle) sobre las razones por las que los estadounidenses de edad muy avanzada siguen trabajando, y qué dice esto sobre nuestra sociedad adicta al trabajo.

Escucha la pieza final aquí.

Pitch 2: Los fósiles de Mistaken Point

En los escarpados acantilados de Mistaken Point, en Terranova, Canadá, el viento y las olas lamen las rocas poco a poco para revelar algunos fósiles extraordinarios. Estos fósiles ediacáricos son los restos más antiguos de la vida multicelular en nuestro planeta. Muestran el surgimiento de grandes animales en la Tierra hace más de 500 millones de años.

Pero Mistaken Point no es una historia puramente científica. También es una historia sobre cómo la ciencia y las comunidades locales pueden ayudarse mutuamente. En los años 80 y 90 -antes de que los fósiles fueran una gran cosa- los barrios que rodeaban a Mistaken Point y Trepassey, cayeron en una profunda crisis económica. La pesca de
bacalao se derrumbó y no había empleo. Pero Kit Park no iba a dejar que su comunidad se derrumbara. Sabía que Mistaken Point estaba cubierto de fósiles. Había conocido a un par de paleontólogos que le hablaron de su importancia y trabajó con ellos para crear una reserva ecológica gracias a la que ahora los fósiles están fuertemente protegidos.

Guy Narbonne, un paleontólogo de Queens College, Ontario, Canadá, hizo una presentación sobre cómo una comunidad debe proteger su patrimonio fósil. Unos días más tarde, un par de individuos de fuera de Terranova, entraron al parque y trataron de arrancar un espécimen importante usando sierras con puntas de diamante. Kit Park vio lo que estaba sucediendo y logró detenerlos cuando ya habían completado cerca del 80% del trabajo.

Se ha corrido la voz sobre los fósiles de Mistaken Point. Hay un centro de visitantes que ofrece visitas guiadas. Y los turistas acuden por millares cada año. Ha rejuvenecido económicamente a esta comunidad y los lugareños han encontrado un par de fósiles enormemente maravillosos para los científicos que trabajan aquí. Es una asociación entre la ciencia, el gobierno y la comunidad.

Escucha la pieza final aquí.

Pitch 3: Hay talento en todas partes

Cada año, los laboratorios de ciencias en Estados Unidos tiran a la basura cantidades enormes de equipos costosos que menudo son reutilizables. A veces cuesta más reparar una máquina que reemplazarla. Otras veces, hay un nuevo modelo disponible. Y cuando una empresa de biotecnología se apaga, todos los materiales se botan.

Tubos de ensayo, placas de Petri, secuenciadores de ADN, espectrómetros de masas, cromatógrafos de gases, centrifugadoras, microscopios electrónicos… todos terminan en la basura.

Mientras tanto, en países como Ghana y Malí, los científicos carecen de todas las herramientas más básicas para abordar problemas locales como: identificación de compuestos antibacterianos y antiprotozoarios; La investigación de la malaria, la leishmaniasis (relacionada con la enfermedad del sueño africana), la tuberculosis, la diabetes y la hipertensión; así como para caracterizar tanto el contenido nutricional como el contenido de plaguicidas de los alimentos locales.

Seeding Labs, un grupo sin ánimo de lucro en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, fundado por Nina Dudnik. Durante su doctorado, Dudnik pasó un año haciendo investigación en un laboratorio en Costa de Marfil, en África. Los técnicos allí le enseñaron sus técnicas en genética molecular, pero lavaban las mismas piezas de cristalería una y otra vez para poder hacer sus experimentos. De vuelta en Estados Unidos, sus compañeros de estudio y sus colegas estaban asombrados de que hubiera ciencia de verdad pasando en África Occidental.

Dudnik se dio cuenta de que tenía que hacer algo para generar consciencia entre la gente, no sólo de la ciencia, sino de las necesidades de los científicos de países en desarrollo.

La idea central de Seeding Labs es que hay talento en todas partes. Conectan los recursos de laboratorios en países de Occidente con las necesidades de los laboratorios en el mundo en desarrollo.

Un grupo de científicos de Ghana y Malí estará en Boston durante unas semanas este verano para trabajar con Seedling Labs. Planeo entrevistar algunos de ellos y aprender sobre sus proyectos de regreso a casa; visitar un laboratorio local en Boston donde el equipo está siendo desechado y hablar con Nina Dudnik para aprender sobre cómo comenzó su organización y cómo ha crecido, cuál es su motivación y qué tan eficaz se ha vuelto.

Escuche la pieza final aquí.

Estás despierto
Ok, ahora es tu turno. Párate en el montículo y lanza una par de bolas rápidas. Prueba hacer una curva. Y luego, una vez que tu propuesta sea aceptada, conviértete en bateador y golpea hasta afuera del parque. Buena suerte.

Sobre Ari Daniel
Ari Daniel siempre se ha sentido atraído por el mundo natural. Cuando estudiaba en la universidad, entrenó cachorros de foca gris (Halichoerus grypus) para su Maestría en la Universidad de St. Andrews, en Escocia. También ayudó a marcar a las orcas salvajes noruegas (Orcinus orca) para su doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y el Instituto Oceanográfico Woods Hole. Ahora, como reportero científico de la radio pública y el programa de televisión pública de ciencia “NOVA”, Ari hace el registro de una especie para la que está mejor equipado para entender: el Homo sapiens. Cuando estaba en quinto grado Ari se ganó el premio a la “Sonrisa más contagiosa”. Puedes encontrar más información sobre el trabajo de Ari en su página web.

Este artículo fue traducido por Natalia Guerrero.

La Escuela Radio Ambulante colabora con Transom.org, que ha compartido y traducido sus artículos para ayudarnos a educar y cultivar la comunidad de storytellers de habla hispana. Gracias a NEA por su apoyo en este proyecto.  Si quieres leer este artículo en inglés o ver otros recursos, visita Transom.org

Escribir mejor para radio

626 417 Escuela Radio Ambulante

Por Nancy Updike

Introducción de Jay Allison: Nancy Updike habla sin rodeos. Sus entrevistas de radio reflejan lo curiosa que es; pregunta lo que uno preguntaría si estuviera tranquilo. Escribe con la misma honestidad de sus entrevistas, algo que podría pasar por simplicidad si no fuera tan difícil de lograr. Ahora, Nancy Updike revela algunos de sus secretos en Transom. Te parecerán tan concretos que los registrarás y guardarás hasta la próxima vez que necesites resolver un problema de escritura, lo que probablemente pasará muy pronto.

Escribir mejor para radio, Parte 1

En una cena organizada por el director de una gran estación de radio pública, escuché al anfitrión decir: “La escritura no es muy importante en las historias de radio, ¿no?”. Pensé: “¿esta persona está borracha? ¿O necesito emborracharme porque he perdido los últimos años tratando de mejorar algo que a nadie le importa?”. Quiero decir, si la escritura no importa, ¿cuál es la diferencia entre una buena historia de radio y una mediocre? ¿Sólo la grabación?

Yo argumentaría que una radio floja y poco interesante resulta cuando hay demasiada expectativa por la grabación y no suficiente por la escritura. Escribir bien puede hacer que un audio imperfecto sea bueno y también que un buen audio sea mejor. Puede crear escenas de radio completamente satisfactorias incluso sin una buena  grabación. Le dice a los oyentes por qué deben escuchar la pieza que está sonando.

Escribir para radio es también una gran disciplina. Siempre he sido un poco literal y hasta que empecé a escribir historias de radio, no creo que tuviera lo que la gente llamaba “una voz” cuando hablaban sobre escribir. Con la radio tuve que dejar de escribir como pensaba que debía escribir, y tuve que empezar a escribir más parecido a como pienso y hablo; las palabras tenían que ajustarse a mí para que yo las pudiera leer en voz alta.

Me gustaría abordar tres aspectos de la escritura de radio: los inicios, la escritura dentro y fuera del audio y la escritura de una escena sin audio. Con esas habilidades una persona puede escribir una pieza de radio que dure un minuto o una hora. Pero primero déjame presentarte algunas cosas que me parecen útiles antes de empezar a escribir y mientras estoy escribiendo, porque hacen que el proceso de escritura sea más agradable . Me parece que ser organizado y obsesivo en radio vale la pena.

1 Reportar en exceso. Escribir una historia de radio es mucho más fácil cuando tienes buen material grabado de sobra. Al reportar una historia siempre llego a un punto donde siento que he terminado. Siento de forma contundente ese punto final que me hace querer parar de entrevistar inmediatamente y regresar a casa. Pero me obligo a seguir adelante, más allá de ese punto, porque casi siempre termino recordando otro par de preguntas o una persona más que podría ser buena para entrevistar y generalmente, algo interesante ocurre cuando te quedas. Un corolario sobre esta regla de reportaje excesivo: asegúrate de hacerle a tu entrevistado todas esas preguntas impertinentes e inapropiadas que flotan en tu cabeza mientras hablan. Si piensas que es necesario aclarar en la historia que sus respuestas sobre algún tema te parecieron descabelladas, seguramente querrás tener la grabación del entrevistado respondiendo a ese tema.

2 Guarda tus correos electrónicos. Mientras estás reportando una historia es buena idea enviar correos electrónicos a amigos o familiares (o si tienes este tipo de relación con  tu editor o productor) sobre lo que estás encontrando en la historia. Los correos electrónicos serán un buen y breve registro de lo más convincente durante la reportería y te ayudarán a recordar cómo se veían y se sentían las cosas cuando las viste y las hiciste por primera vez. Además, escribir la historia de lo que estás viendo de manera informal para una o dos personas cercanas puede darte buen material para tu guión más adelante. Ya sea que lo envíes por correo electrónico a alguien o no, anota al final del día los momentos de las entrevistas que se metieron en tu mente.

3 Guarda borradores anteriores / haz una página de EXTRAS. Tan pronto como abro una página para comenzar una historia, abro otra página y la tituló “EXTRAS”. Cualquier cosa que corto de la historia la agrego en esa página de Extras. Cada vez que empiezo a hacer revisiones importantes en el guión, la guardo como una nueva versión. Es difícil resistirse a tener una especie de revelación de lo que estás trabajado -¡se pone mejor y mejor cada vez!- pero a veces la forma en la que escribiste la primera vez salió mejor. Otra veces no. Con las versiones anteriores guardadas, puedes comparar y elegir.

4 Haz listas. Siempre hago listas de lo que tengo antes de empezar a escribir y cuanto más material tengo, más listas hago. Los títulos suelen ser “Escenas”, “Historias” (es decir, las historias que un entrevistado cuenta en la grabación), e “Ideas” (las grandes ideas y temas que forman parte de la historia). Recientemente también he empezado una pequeña lista en la primera página con mis registros de grabación, anotando sólo lo que está en cada registro. Las listas me ayudan a mantener mi concentración mientras escribo, en lugar de perderme en el material.

Los inicios

Aquí van los inicios de tres historias de radio:

Estas son tres tipos de historias muy diferentes: un ensayo, una noticia y una canción. Pero en cada una, de inmediato, tienes personajes, conflicto, lugar, retos y una historia en la que quieres saber qué pasa después. Cada uno incluye detalles -vecinos que ya no se hablan, un hombre que sueña con hacer que su jefe se ahogue, un sargento que intenta ser honesto- que se se graban en tu mente y que aumentan tu comprensión de los personajes. Otros detalles que pueden ser interesantes pero no son necesarios fueron omitidos: ¿Qué edad tiene alguna de estas personas? ¿Cuántos niños tiene Scott? ¿Es Frankie el hermano menor o el mayor? No lo sabemos.
Tal vez lo averigüemos más adelante, tal vez no lo hagamos. Depende de lo que la historia necesite.

Escribir, en una historia de radio, tiene que ser más preciso y más simple que en un texto impreso: el principio debe enganchar a los oyentes de forma rápida y fuerte, como lo hace una canción. Una secuencia de frases concretas y expresivas (como las de los inicios anteriores) podría sentirse un poco abrupta en una historia escrita, pero es la correcta para radio. Un lector siempre puede releer parte de una historia impresa o detenerse un minuto para pensar en una sección difícil y luego reanudar la lectura. La radio tiene que ser clara la primera vez. Tiene que ser un poco más seductora con sus encantos: no puede ser tímida y dejar la parte más interesante para un par de minutos después. Tiene que cargar de frente el drama y ​​no ser demasiado sutil con él.

Bullcreek, en la historia de Dave, “odia” la propuesta de los residuos nucleares. El odio es una palabra agradable y fuerte. Joe Roberts, en la canción de Springsteen, no se va con rodeos: su hermano Frankie no es bueno. Como oyentes, nosotros sabemos enseguida que esta historia terminará en tragedia, pero eso no nos estropea el final, sólo nos prepara para él. De hecho, regalar el final en el inicio de una historia de radio puede ser una gran estrategia, sobre todo si la historia en sí es una construcción lenta. En un comienzo que escribí, expuse toda la historia antes de reproducir el audio:

Bien, en términos del resultado, no hay razón para escuchar el resto de la pieza. Pero como con muchas historias lo interesante no es lo que sucedió, sino cómo y por qué sucedió y qué papel desempeñó cada personaje en su propio destino.

Si te quedas atascado escribiendo el principio, vuelve a una historia que te gusta y disecciona la forma en la que comienza. ¿Qué hizo el escritor y cómo lo hizo? El inicio de “The Test” de Scott, por ejemplo, es una pequeña obra maestra. Es denso y emocionante: en seis líneas un hombre deja su trabajo, pierde a su familia y acepta un trabajo como entrevistador ambulante de esquizofrénicos. No es genérico. Scott no escribe: “Detesto a mi jefe”. Escribe sobre una fantasía específica que tenía de torturar a su jefe. Él no sólo dice que su esposa se fue, incluye su frase de partida, así que ella también se convierte un poco en un personaje. De hecho, ambos momentos, la frase sobre el jefe y las dos líneas de la partida de su esposa, son escenas pequeñas y poderosas. Utiliza la repetición para guiar una idea de una manera poética: “Acepté el trabajo porque no tenía otro. Acepté el trabajo porque acababa de dejar mi trabajo estable, mi trabajo profesional…”. Cada dos frases añade una capa y se revela un nuevo aspecto del drama. Plantea la cuestión central de la historia que viene luego -¿cuál es la diferencia entre una mente sana y una enferma?- de un modo muy ingenioso, casi como transitorio: “Antes de empezar tenía poco conocimiento de la esquizofrenia y ahora tengo mucho menos”. Piensa en el inicio de tu historia como el comienzo de una primera cita: quieres lucir tu versión más fascinante, original y seductora.

Un último consejo tonto para escribir inicios: intenta escribir una introducción de presentador antes de comenzar a escribir la apertura de tu historia. Eso te ayudará a resolver lo que debe ir en la estructura frente a cómo debería comenzar la historia misma.

Escribir mejor para radio, Parte 2: Escribir para audio

Ok, escribir para audio. Fíjate que a menudo tienes un impulso sobre cómo empezar a escribir una pieza de audio. Comienzas a resumir lo que hay en la grabación. En lugar de estructurarlo, anticipas lo que vamos a oír, te adelantas. Este impulso se siente natural y por lo tanto bueno, pero es un asesino de historias. Agota toda la emoción y el aliento del relato. Así que la primera regla de la escritura de una grabación es:

No transcribas la grabación. La escritura que rodea una pieza de audio -justo antes y después de ella- debe trabajar con el audio, como una unidad, como un buen equipo de comedia: ninguno pisa las líneas del otro. Ambos tratan de maximizar el placer del público –o el horror, o la emoción que estés tratando de provocar.

A continuación hay un ejemplo de cómo suena esa relación de secuencia-audio cuando está funcionando. Esta es la apertura de Ira Glass en un episodio de This American Life llamado “La bondad de los desconocidos“.

Escucha: El inicio de “La bondad de los desconocidos”

La última frase antes de la introducción de Ira Glass, combinada con la primera línea de Brett en el audio, es una especie de paquete de pregunta-respuesta. Los oyentes tienen la sensación de que Ira y Brett están contando la historia juntos, y así es , pero sólo porque Ira está escribiendo deliberadamente el audio para crear esa sensación. También escribió el inicio de una manera en la que enfatizaba y resaltaba la tensión de la escena -¿qué le estaba diciendo este tipo a la gente?- y luego dejó que entrara el audio como el golpe crítico.

Un consejo rápido sobre cómo elegir los audios, ya que es mucho más fácil escribir para un buen audio que para uno malo . Escoge los pedazos en donde la gente es expresiva, donde dice algo sorprendente, es graciosa o tal vez donde tienes alguna interacción con la persona que estás entrevistando (como en el segmento anterior). En lo posible, evita usar audios en los que una persona titubea estadísticas, o está dando información de contexto o largas explicaciones sobre el origen del tema. A menos que la persona que estás entrevistando sea genial en esa explicación, TÚ debes incluir cualquier explicación en tu guión y dejar que el audio sea dinámico y emotivo.

Cuando asumes el trabajo pesado de explicar, puedes controlarlo: corta todas las partes lentas y escríbelo de la manera más interesante posible. Luego ve al audio.

A continuación hay un extracto de una historia que Alix Spiegel hizo sobre trabajadores de los Servicios Médicos de Emergencia (EMS) que atendían casos de intento de suicidio en una zona de Nueva Orleans después del paso del huracán Katrina. Este extracto comienza en la mitad de la historia, con Alix mostrando evidencia estadística que sugiere un aumento en los intentos de suicidio.

Escucha: “Alix Spiegel”

Así, Alix cubrió todos los flancos en su guión y logró una gran pieza de audio. La segunda regla de la escritura de audio:

Deja que tu audio llegue al clímax
Algo más para tener en cuenta cuando estás escribiendo una pieza de audio es ¿qué es exactamente lo que quieres decirles a los oyentes acerca de la persona que van a escuchar? Recuerda que tú sabes mucho más sobre ella que cualquiera de los oyentes y necesitas darles la información relevante para que vean la historia tan fascinante como tú. Por ejemplo, justo antes de que Alix reprodujera la segunda parte del audio que escuchamos, nos dijo que el hombre al que íbamos a escuchar había estado haciendo ese trabajo durante 20 años, sin dejarse arrastrar emocionalmente por él. Luego, cuando lo primero que escuchamos es que este hombre dice “lloro todos los días” y su voz se empieza a quebrar, sabemos que hay un gran problema. Este no es un hombre que ha llorado todos los días de su vida. Tercera regla:

Cuéntales a los oyentes lo que necesitan saber para sacar el máximo provecho de tu historia
Aquí hay una extraña verdad sobre las historias de radio: una gran cantidad del audio no es tan emocionante, teniendo en cuenta sus propios méritos. Si lo escuchas sin ningún arreglo, no será tan interesante. Por supuesto que siempre debes tratar como sea de obtener material enganchador para utilizarlo cuando se pueda. Pero no todo el mundo que entrevistaste va a llorar o ser chistoso o a contarte la historia más fascinante que has escuchado. Sin embargo, con una escritura cuidadosa puedes contar una historia memorable a partir de un audio apenas decente. He aquí una escena de un programa que hice sobre contratistas privados estadounidenses que trabajan en Irak. El tipo en esta escena fue a Irak para ayudar a reconstruir una red eléctrica.

Escucha: “Clip Irak”

Ahora, ninguna de estas piezas de audio es tan buena. Pero si están bien estructuradas, dan una fuerte idea de esta persona, Mike. A pesar de que esta escena era corta fue muy difícil de armar y tuve que reescribirla varias veces, con la ayuda de Ira Glass y de Sarah Koenig (productora del show de Irak), porque queríamos hacer una especie de truco: convertir la debilidad de la historia en su fortaleza.

Esto es lo que hicimos. Nos dimos cuenta de que el primer corte de audio es interesante porque es sorprendente que Mike considere tan interesante lo que está contando. Así que, en lugar de no usar ese fragmento de grabación porque todo ese equipo del que habla suena un poco aburrido, utilicé el guión de antemano para crear la idea de que este hombre ama tanto su trabajo que ama incluso lo que nos parece tan poco atractivo de éste. El segundo pedazo de grabación es aún menos prometedor que el primero, a primera vista: es una broma interna y nosotros, como oyentes, no estamos en el interior de la broma. Pero en la escritura que lleva al audio, traté de armarlo para que esa incomprensibilidad se convirtiera en la broma.

¿Sabes quién es realmente bueno escribiendo audios de una manera que siempre hace que sea interesante? Alex Chadwick, el anfitrión de “Day to Day”. He aquí un fragmento de un programa reciente: una promoción de menos de un minuto de duración.

Escucha: “Alex Chadwick”

El guión de Alex parece muy informal y espontáneo, pero en realidad es bastante riguroso y hace que esta pieza sea mucho más convincente de lo que sería si simplemente dijera algo directo como: “A lo largo de esta semana … los científicos que enviaron esos robots a Marte hace un par de años…” y hablarán sobre el documental hecho con las imágenes de los robots. ¿Con esto no empezaría e tu mente a divagar ? En cambio, él realmente vende la historia, de una manera sencilla y directa, nos ayuda como oyentes a entender lo emocionante que debe ser esta película para quienes enviaron los robots a Marte y luego nos deja atrapados en su emoción. ¿Cómo hace esto? Nos dice que estos jóvenes casi nunca salen de su laboratorio y finalmente ahora tienen la oportunidad de ver a MARTE, un lugar en el que piensan todo el tiempo pero nunca antes han visto de cerca. Y luego añade la parte sobre los “científicos silenciosos, tranquilos y serios”, justo antes de decir que “se vuelven locos”, porque la cosa es que el audio no es salvaje, es bastante sobrio. Pero Alex está diciendo, “mira, así es como suena “salvaje” en estos tipos”. Cuarta regla:

Tienes el control de tu historia: tú haces que el audio funcione, incluso si está regular
Una advertencia a esa regla -de hecho, una contradicción absoluta de ésta- es que a veces una porción del audio no está funcionando porque realmente está en el lugar incorrecto de la historia y debes usarlo de forma diferente. O tal vez está mal cortado. Yo traté de escribir de 10 maneras diferentes el siguiente fragmento de audio sobre un hombre palestino que creció en Londres y hace unos años se mudó a Gaza.

Escucha: “Mudarse a Gaza”

Me estaba volviendo loca tratando de encontrar una manera de explicar la conversión de kilogramos a libras (un kilo = 2,2 libras, por lo que el hombre se subió más de 40 libras) sin revelar lo que él estaba a punto decir. Tenía la idea de que la parte sobre engordar 20 kilos debía ir irrefutablemente al inicio de la historia. Me gustaba la idea del aumento dramático de peso en primer lugar, antes de escuchar sobre los problemas  del gimnasio. Pero fíjate lo mucho más fácil que fue escribirlo cuando moví esa frase hacia el final.

Versión revisada de “Mudarse a Gaza”

Al mover el audio sobre el aumento de peso al final, no sólo obtuve una historia más fácil de escribir, sino que también logré un frase clara: pude hacer la conversión de kilos a libras y darle más énfasis al drama. Por lo tanto, otra regla:

Considera re-editar si la escritura no está funcionando
Ahora me gustaría contradecirme de nuevo y decir que hay veces en que es bueno repetir lo que está grabado, lo puedes hacer antes o después de que corra el audio, en caso de que quieras resaltar algún punto específico. Lo hice en la escena iraquí de arriba, repitiendo lo que Mike dijo sobre querer ver las grúas. Otra razón para hacerlo es cuando la persona que estás entrevistando dice algo fantástico pero lejos del micrófono. Jack Hitt lo hizo en una historia de This American Life llamada “Dawn”, sobre su regreso a casa en Charleston, Carolina del Sur, para averiguar qué pasó con un transexual hombre-mujer que vivía allí en la década de 1960, llamado Gordon. Aquí, Jack está entrevistando a su mamá.

Escucha: “Dawn”

La escritura de Jack transformó este fragmento de audio de un momento turbio a uno revelador. Durante la grabación es importante tratar de tener todo grabado directamente por el micrófono. Nunca vas a querer algo importante fuera del micrófono, pero el guión a veces puede rescatar audio que de lo contrario sería inutilizable. Otra regla:

No rechaces necesariamente buen material que suceda fuera del micrófono

Un par de cosas básicas. Si el lugar donde grabaste es audible, debes decirnos, antes de que lo escuchemos: qué lugar es y tal vez describirlo. Y si es necesario, decirnos por qué el lugar es importante en la historia. También es posible que quieras identificar cualquier ruido extraño de fondo que quede registrado en cinta para que no nos distraigamos preguntándonos qué es eso que estamos oyendo.

Finalmente, estoy segura de que lo sabes, pero hay excepciones a cada regla y sugerencias que he presentado aquí. La radio puede funcionar de muchas maneras diferentes. Lo principal es recordar mientras escribes, que es tu trabajo mantener a los oyentes interesados ​​en la historia, todo el tiempo, y que el guión puede ser una de tus mejores herramientas para lograr eso.

Sobre Nancy Updike

Nancy Updike es productora de This American Life. Ha reportado desde Medio Oriente durante muchos años. Su documental sobre los contratistas privados en Irak,I’m From the Private Sector and I’m Here to Help, ganó el Premio Nacional de Periodismo Scripps-Howard 2004 y un Premio Murrow 2005.

Este artículo fue traducido por Natalia Guerrero.

La Escuela Radio Ambulante colabora con Transom.org, que ha compartido y traducido sus artículos para ayudarnos a educar y cultivar la comunidad de storytellers de habla hispana. Gracias a NEA por su apoyo en este proyecto. Si quieres leer este artículo en inglés o ver otros recursos, visita Transom.org.

Principios básicos del podcasting | Parte 1: equipos de grabación de voz

1000 550 Escuela Radio Ambulante

Por Jeff Towne

Introducción de Jay Allison: Con el interés renaciente por el podcasting, Jeff Towne se está embarcando en una nueva serie dirigida exclusivamente a podcasters. En esta primera columna súper detallada, Jeff cubre los aspectos básicos necesarios para grabar voces, brindando un repertorio completo de micrófonos analógicos y USB, soportes, filtros anti-pop, tratamiento acústico, interfaces, mezcladores y accesorios. En los próximos episodios, Jeff hablará sobre software, interfaces de teléfono, servidores/hosting, métricas y más. A continuación, te mostramos sus recomendaciones de equipamiento y paquetes de grabación. Una asesoría gratuita y de calidad sobre qué comprar: para eso es internet, ¿no?

Sonar bien

Uno de los aspectos más revolucionarios y profundos del podcasting es su naturaleza popular: cualquiera puede hacer uno. Necesitas algo de equipamiento, pero empezar es bastante asequible. Y una vez que creas tu podcast no hay directores de programación o distribuidores cerrándote el paso; puedes subir tu creación a internet y cualquier persona que tenga una computadora o un teléfono inteligente podrá escucharla sin importar en qué lugar del mundo esté.

En su forma más básica, un podcast es simplemente un archivo de audio enviado automáticamente a través de internet a quienes se hayan suscrito a él. Más exactamente, puede tratarse de audio o video, o incluso de un archivo de texto guardado en un feed RSS, pero la forma más popular del podcast es el audio, y en eso vamos a concentrarnos aquí. El término originalmente hacía referencia a una producción de audio que se asemejaba a una transmisión de radio que podía guardarse en tu iPod –de ahí que lo llamemos “podcast”–, pero desde entonces su significado se ha expandido más allá de ese formato o hardware específico.

Si puedes grabar un archivo de audio y subirlo a internet, puedes hacer un podcast. En teoría, puedes utilizar el micrófono incorporado en tu computadora, o un pequeño grabador portátil además de un programa básico de edición de audio para crear uno. Pero esta opción rara vez es la mejor: usar buenos micrófonos, interfaces de audio, mezcladores y otros equipos especializados te permitirá comunicar tu mensaje de manera más efectiva sin preocuparte por problemas de sonido. Será difícil atraer y conservar a los oyentes si tu voz se hace difícil de comprender, o suena estridente, distorsionada, demasiado fuerte o demasiado baja.

La buena noticia es que puedes conseguir buenos resultados sin gastar mucho dinero. En este artículo, comenzaremos con lo básico: grabar tu voz. Vamos a repasar algunas reglas que debes seguir para optimizar la calidad de tu audio y te recomendaremos algunos equipos que te ayudarán a sonar lo mejor posible.

El micrófono: ¿USB o analógico?

Dado que la mayoría de los podcasters grabarán directamente a una computadora, un micrófono USB parece la opción obvia, pero tenemos algunas reservas. Un micrófono USB elimina la necesidad de una interfaz de audio externa: simplemente conectas el cable USB del micrófono a tu computadora, eliges al micrófono como entrada de audio, un programa de edición (puede que necesites instalar controladores de audio, dependiendo de tu computadora, sistema operativo y del micrófono en sí) y comienzas a grabar.

Rode Procaster and Podcaster

Puedes elegir entre una amplia variedad de micrófonos USB: modelos simples y económicos destinados a videoconferencias, micrófonos con auriculares para videojuegos o VOIP, y micrófonos para transmisión diseñados específicamente para podcasts. Se trata de soluciones fáciles, PERO tienen algunas desventajas significativas.

  • Un micrófono USB solopuede enchufarse a tu computadora. No podrás conectarlo a un grabador independiente, a un mezclador o a un procesador de hardware externo (como un compresor o ecualizador).
  • Los micrófonos USB usan preamplificadores internos y conversores de señal analógica a digital, y su calidad puede ser menor a la que brinda una interfaz de audio. Esto es especialmente problemático en micrófonos de bajo costo, cuyos preamplificadores pobres y conversores A/D pueden tener un notable impacto negativo en la calidad general del audio.
  • Si tu podcast involucra varios micrófonos, es mucho más simple conectar micrófonos analógicos convencionales a un mezclador o interfaz de audio que conectar múltiples micrófonos USB. Es posible conectar dos o más micrófonos USB directamente a la computadora, pero complica la configuración y puede crear varios problemas técnicos y de monitoreo.
  • Controlar el sonido con auriculares mientras grabas siempre es una buena práctica, pero hacerlo desde la salida de audio de la computadora suele resultar en un ligero retraso, una latencia, que puede hacer difícil hablar de forma natural o evaluar correctamente la calidad del audio. Algunos micrófonos USB ofrecen hardware de monitoreo directo a través de auriculares que se conectan directamente al micrófono, y que ofrecen monitoreo de latencia cero, sin demora. Pero si hay varios micrófonos o fuentes de sonido adicionales que deban monitorearse, la supervisión desde el micrófono puede crear complicaciones.
  • Monitorear el micrófono directamente desde el micrófono elimina la latencia, pero no garantiza que la señal llegue correctamente a la computadora. Debes tener en cuenta que lo que estás escuchando desde los auriculares no es necesariamente lo que la computadora está grabando. Verifica que el micrófono esté seleccionado como la fuente de audio, porque en ese caso la señal de los auriculares no es un indicador confiable. Observa los medidores de entrada de sonido mientras tocas o arañas la rejilla del micrófono, o haz una breve prueba de grabación. (Aquí me equivoqué mientras hacía las grabaciones de muestra que hay debajo: CREÍ que había seleccionado el micrófono USB como entrada de audio para mi programa de edición, y todo sonaba genial en mis auriculares, pero cuando fui a editar los clips de sonido, descubrí que había estado grabando con el micrófono integrado de la computadora).

Dicho esto, en algunos casos un micrófono USB puede ser la mejor opción. La simplicidad de conectar un solo cable, especialmente cuando se usa una tableta o un teléfono inteligente, puede aventajar cualquier inconveniente. Nuestro consejo es que consigas el mejor micrófono que puedas pagar; es el factor más importante en la calidad de sonido final. Muchos micrófonos USB baratos están diseñados para videoconferencias, telefonía o juegos, donde lo importante es la inteligibilidad pero no un sonido humano equilibrado y cálido.

Aquí hay algunos que nos gustan:

Rode Podcaster

The Rode Podcaster

Diseñado como los micrófonos clásicos para radio como el EV RE-20, este The Rode Podcaster ofrece un sonido inmediato, cálido y bien enfocado, relativamente inmune al ruido ambiente. Cuenta con una salida de auriculares de latencia cero con control de niveles.

Rode también fabrica un micrófono similar llamado “Procaster”, que es un modelo no USB con una salida XLR convencional que debes conectar a una interfaz USB externa, lo que te permite tener más control sobre la ganancia de entrada, y más flexibilidad al usar el micrófono. Puedes conectar el Procaster a un grabador independiente, una mezcladora o un preamplificador o procesador externo.

El nivel de salida de ambos micrófonos es más bien bajo, pero el nivel del Procaster se puede aumentar con un preamplificador de micrófono de buena calidad en la interfaz de audio. El nivel de salida del Podcaster, que no es ajustable, requiere un impulso significativo al momento de mezclar.

Preferimos el sonido del Procaster sobre el del Podcaster, pero tienen un carácter similar. El sonido del Podcaster es un poco más agudo y brillante, lo que puede enfatizar demasiado las sibilancias de algunas voces. Dicho esto, da un sonido radial claro, limpio y clásico que favorece a muchas voces y rechaza el ruido ambiente.

Escucha la prueba con Rode Podcaster USB

Escucha la prueba con Rode Procaster

 

Compra Rode Podcaster en B&H (Comprar desde este enlace ayuda a Transom.org)

Compra Rode Procaster en B&H

BLUE Yeti/Yeti Pro

La versión pro de este micrófono no solo ofrece una mayor resolución de audio, sino también una salida analógica y USB, con lo que se puede conectar a un grabador o mezclador, o bien directamente a una computadora. Ambas versiones permiten monitorización con auriculares y control de ganancia directamente desde el micrófono.

Blue Yeti Pro

La calidad de sonido de las salidas analógicas y USB es muy similar, pero al igual que en el caso del Rode Procaster y el Podcaster, el sonido resultante de la versión USB es un poco más agudo y estridente. Pero la diferencia es sutil; cualquiera de los dos métodos de conexión puede usarse con éxito.

Este micrófono trae incorporado un soporte para mesa que es bastante conveniente, salvo que no es ideal para grabar voces. Para sortear este problema se lo puede acercar a la boca poniéndolo sobre un libro grueso o en una caja pequeña. De todos modos, el soporte para mesa puede retirarse, y hay otras opciones de montaje disponibles en BLUE. Con algunos accesorios adicionales, puedes montar el micrófono en un montaje de aislamiento o en un brazo boom. Este micrófono es muy sensible a los “ruidos pop” (sonidos por exhalación explosiva de ciertas letras, especialmente la “p”), por lo que se recomienda usar un filtro anti-pop.

El Yeti también tiene múltiples patrones de captación de sonido. El más utilizado es el cardioide, pero el patrón en forma de ocho podría ser útil para grabar dos voces con un micrófono. Si puedes colocar el micrófono en una posición equidistante de cada persona mientras se encuentran uno frente al otro, es posible que obtengas una buena grabación de ambas fuentes.

Escucha la prueba con Bue Yeti analógico

Escucha la prueba con Blue Yeti USB

Escucha la prueba con Blue Yeti forma de ocho

 

Compra Blue Yeti Pro en B&H

Compra Blue Yeti (solo USB) en B&H 

Audio Technica AT 2020USB+

Audio Technica 2020USB

Este micrófono de condensador tiene un tono uniforme y equilibrado, pero una potencia de salida notablemente baja para un micrófono de condensador. No hay control de ganancia, y tuvimos que aumentar significativamente la señal grabada de la voz hablada (12-14 dB). Aun así, es un micrófono sorprendentemente bueno para su precio. Ofrece monitoreo directo vía micrófono, junto con un control de balance que te permite mezclar el sonido en la computadora. Viene con un soporte de mesa pero, como en el caso del Yeti, puede resultar demasiado bajo para grabar voces. Su adaptador tiene un roscado estándar, por lo que es fácil colocarlo en otros soportes o suspensiones.

Compra AT 2020USB+ en B&H

Escucha la prueba con AT2020 USB plus

 

Apogee MiC

Apogee MiC

Este pequeño micrófono está diseñado para conectarse directamente a un iPad o iPhone, pero también se puede conectar a la entrada USB de una computadora. Tiene control de ganancia incorporado, así como un indicador de nivel LED para ayudar a evitar distorsiones sonoras. A causa de su pequeño tamaño es difícil colocar el trípode provisto en una posición ideal, pero se lo puede conectar a soportes convencionales. Se trata de un micrófono de captación lateral (es decir, hablas al costado, no de frente) y suena notablemente bien para su tamaño. Debido a su forma compacta, es ideal para grabar en movimiento.

Debajo hay una muestra que Jay Allison hizo en una habitación normal sin ningún tratamiento acústico especial. Suena muy bien, especialmente si se tiene en cuenta que se trata de un micrófono diminuto que está conectado a un iPhone, y de una grabación realizada fuera de un entorno de estudio controlado. Cuando se agrega un poco de ecualización y compresión, y se coloca sobre un fondo musical, es difícil notar que la pista de voz no se grabó con un micrófono grande en una cabina de sonido.

Compra Apogee Mic en B&H

Escucha la prueba con Apogee Mic (voz sin retoque)

Escucha la prueba con Apogee Mic (con producción)

 

Por supuesto, hay una gran variedad de micrófonos USB; demasiados como para compararlos a todos, por lo que nos hemos limitado a algunos modelos que hemos utilizado o que han sido recomendados. Es posible que encuentres otros que se ajusten mejor a tus requisitos o presupuesto, pero asegúrate de buscar ciertas funciones, como la monitorización directa con auriculares e, idealmente, control de ganancia. Puedes encontrar más modelos y comparaciones de micrófonos USB aquí:>>

Micrófonos analógicos convencionales

Rode Procaster (frente) and Podcaster (atrás)

Discutir cuál es el micrófono ideal para grabar voces es un gran tema en sí mismo. Puedes consultar nuestro duelo de micrófonos aquí [en inglés].No tenemos espacio en este artículo para publicar imágenes y muestras de sonido de todas las mejores opciones, pero hay varios micrófonos que se han vuelto estándar en el mundo de la radio porque hacen un buen trabajo grabando la voz hablada. Eso es algo que debes buscar cuando armas tu equipo de producción de podcasts: es probable que tu voz sea el principal centro de atención, por lo que tiene que ser clara e inteligible, pero también agradable al oído. No querrás que la gente deje de escuchar tu podcast porque suenas chillón, distorsionado o aburrido, así que elige el micrófono adecuado para tu voz y practica con él hasta que encuentras la distancia y la posición que suenan mejor.

Desafortunadamente, no hay una respuesta universal. Diferentes voces suenan mejor en diferentes micrófonos. Y hay distintas opiniones sobre lo que significa sonar mejor, así que te recomendamos probar varios micrófonos con tu voz (o la voz principal de tu podcast) antes de tomar una decisión permanente.

Algunas cuestiones a tener en cuenta: los micrófonos dinámicos pueden ser excelentes micrófonos para hablar, y muchos de los diseños clásicos tienen patrones ajustados que reducen los efectos de un sonido ambiente molesto. Sin embargo, los micrófonos dinámicos tienen un bajo rendimiento y necesitan mucha ganancia de buena calidad desde un preamplificador o interfaz. Pueden ser susceptibles a interferencias de radio o campos eléctricos, lo que generará zumbidos u otros ruidos en la señal.

Puedes optar por invertir en un Cloudlifter, un dispositivo que utiliza poder phantom de tu mezclador, interfaz, o grabador para agregar ganancia a los micrófonos dinámicos.

Los micrófonos de condensador generalmente tienen una mejor salida y, por lo tanto, no necesitan tanta ganancia de una interfaz o preamplificador, por lo que puedes obtener una buena calidad de sonido desde preamplificadores de micrófono e interfaces de audio básicos. Pero los micrófonos de condensador tienden a ser muy sensibles y pueden captar más sonido de fondo y de ambiente que sus contrapartes dinámicas. En los últimos años, los precios de los micrófonos de condensador de diafragma grande han bajado y es posible conseguir buenas ofertas.

Algunos que nos gustan

Dinámicos

EV RE-20

Electrovoice EV RE20. Este clásico micrófono radial ofrece un sonido cálido y confiable que le hace bien a la mayoría de las voces.

  • Tiene un patrón de captación muy ajustado, lo que reduce la intrusión del sonido ambiente durante la grabación.
  • Tiene un filtro anti-pop incorporado bastante decente (aunque podría de todos modos beneficiarse de otro filtro anti-pop) y conmutadores de ajuste de graves
  • Necesita un buen preamplificador de micrófono, ya sea independiente, o en tu mezclador o interfaz USB.
  • Es caro. Alrededor de US$450 si se lo compra nuevo, pero estate atento a los usados: son muy robustos y suelen venderse de segunda mano.

Hay algunos modelos similares que son más accesibles: el RE-320 o el RE-27, y esos pueden ser opciones viables, pero el RE-20 sigue siendo el clásico.

Shure SM7B.

Shure SM7B

Este micrófono también es un clásico de radio, con muchos de los mismos pros y contras que el RE20. Viene con un filtro de espuma que es bastante efectivo, y con un montaje de amortiguación incorporado. Tiene interruptores que pueden bajar los graves y aumentar el rango medio. Por lo general, uno nuevo se vende a unos US$350.

Rode Procaster.

Se trate de un micrófono más nuevo, inspirado en los micrófonos clásicos recién mencionados. Su sonido es bastante similar, y tiene los mismos atributos generales (patrón de captación cardioide ajustado, pero niveles de salida relativamente bajos) y es más asequible (alrededor de US$230). No hay interruptores automáticos para personalizar el rendimiento de los bajos, pero eso siempre se puede ajustar en la mezcla. Puedes escuchar una prueba de sonido arriba, con la muestra de Rode Podcaster.

Audix I5

No hay que pasar por alto los clásicos micrófonos dinámicos de diafragma, como el Shure SM58, el Shure SM57, o el Audix I5. Son micrófonos muy asequibles y versátiles, y son buenos para las voces.

Encontrarás una gran cantidad de opiniones confusas y contradictorias acerca del mejor micrófono si buscas en internet, pero este es un resumen bastante sólido sobre los mejores micrófonos dinámicos.

Micrófonos de condensador de diafragma grandes

Audio Technica AT 2020: un micrófono muy accesible de un fabricante confiable. Escucha las pruebas de sonido del AT 2020USB+ arriba.

AKG 414

Studio Projects B1un micrófono muy asequible con un sonido sorprendentemente rico. Viene con un filtro anti-pop de espuma y montaje amortiguador.

AKG Project Studio P220: un micrófono exitoso de una respetada compañía. El Project Studio P220 parece ser el sucesor del Perception 220.

Rode NT1: buen micrófono para voz fabricado por una empresa que generalmente ofrece una buena relación precio-calidad.

Neumann TLM 102: versión más pequeña y menos costosa del micrófono clásico de voz de una compañía de renombre. Sonido sorprendentemente rico para un micrófono pequeño a un precio (relativamente) asequible.

AKG 414: un clásico de estudio de grabación; muy chato y preciso. Tiene varios patrones de captación conmutables y reducciones de bajos.

Neumann TLM 103: versión (relativamente) accesible de patrón único de un clásico como el U87.

Neumann U87: cuando el presupuesto no es un problema, este es un micrófono de voz de primera línea, estándar de la industria. Sonido muy cálido, rico, y precio muy elevado.

Muchos de estos micrófonos fueron incluidos en el duelo de micrófonos de Transom. Allí encontrarás fotografías y muestras sonoras.

Ahora bien, elegir un micrófono es solo el comienzo: hay algunos elementos más que necesitarás.

La gran mentira del soporte de mesa

Muchos micrófonos, especialmente los diseñados específicamente para podcasting, vienen con un soporte corto que se coloca sobre una mesa o escritorio. Pero los soportes de mesa son problemáticos: rara vez logran situar al micrófono lo suficientemente cerca de la boca del orador, y es muy probable que capten golpes y ruidos de la superficie de la mesa. Un montaje de aislamiento (a veces llamado soporte de choque o amortiguador) puede ayudar, pero no eliminará por completo el ruido de las vibraciones. Las computadoras, los discos rígidos y otras máquinas parecen muy silenciosas, pero pueden hacer vibrar sutilmente tu escritorio o mesa sin que te des cuenta, hasta que colocas un micrófono sensible y descubres el ruido que hacen.

Si de todos modos decides conseguir un soporte para mesa, trata de que sea un eje telescópico, para permitir una mayor altura y capacidad de ajuste. Considera también colocar el soporte sobre algo blando (pero estable) como una alfombrilla de espuma o algún otro material que aísle al micrófono de la vibración.

Boom stand

Es mucho mejor usar un pie de micrófono con un boom. De esa forma, el soporte puede colocarse separado de la mesa y con mayor precisión cerca de la boca. A estos pies también se les puede poner una montura de aislamiento, y se debe tener cuidado de que nadie los patee o se tropiece con ellos.

Los brazos boom son útiles si es posible montarlos de forma segura, idealmente en algo que no sea la mesa o el escritorio que el locutor podría golpear o topetear. Como se indicó antes, los montajes de aislamiento pueden reducir los problemas de vibración.

Debido a que estos micrófonos tienden a sonar mejor cuando se colocan cerca de la boca del orador, existe el riesgo que se produzcan ruidos pop y otros propios de la respiración. Con una técnica de posicionamiento y un habla cuidadosa, el problema se puede reducir, pero es más seguro agregar un filtro anti-pop. Los discos de malla metálica o de nylon son más efectivos y transparentes al sonido que los filtros anti-pop de espuma.

Otros accesorios de grabación

Estos filtros anti-pop son pequeños, discretos y funcionan bastante bien, pero no son tan efectivos como las mallas más grandes o los discos de metal. Además, solo funcionan en micrófonos de dirección lateral, no en micrófonos de dirección frontal, como el RE20 o SM7.

Filtro anti-pop

Los filtros anti-pop de malla metálica son más duraderos y parecen ser más efectivos que las versiones de nylon.

Si vas a usar un filtro de malla de nylon, el diseño de doble capa es mucho más efectivo que el de una sola capa.

Como siempre aconsejamos al grabar en el terreno: usa buenos auriculares, monitorea lo que está entrando por tu micrófono. Esto es igualmente importante al grabar una voz en off. Debes estar lo suficientemente cerca, pero no demasiado cerca; asegúrate de que tus “p” no suenen explosivas, de no soplar sobre el micrófono (por ejemplo, exhala por la nariz), de no golpear el soporte y de tomar agua si la necesitas. Así que consigue un buen par de auriculares y úsalos mientras grabas. Debido a que estos micrófonos de voz son muy sensibles, necesitas auriculares que puedan aislarse bien. Si tienen demasiada “fuga”, puedes recibir feedback u otros efectos desagradables de la transmisión de audio desde los auriculares al micrófono. Somos grandes admiradores de los auriculares Sony MDR-7506 para grabaciones de campo, y funcionan igual de bien dentro de un estudio. Se aíslan bien y tienen mucha respuesta de graves para ayudarte a escuchar si hay ruidos pop o de vibración.

Tratamiento acústico

Un gran desafío para conseguir un buen sonido de podcast es la capacidad de mitigar el efecto del ruido ambiente y del ruido de fondo. Primero: encuentra un lugar tranquilo para grabar. Puedes hacer algunas cosas para reducir los sonidos explosivos y el eco de una sala estándar, pero solo una cabina de sonido profesional evitará el ruido del tráfico, de un perro que ladra, de un bebé que llora o un ruido industrial fuerte. Si tu espacio de grabación hace que tu voz suene distante y con eco, hay algunos tratamientos disponibles. Por favor entra al post Grabar voces en un Home Studio.

En lugar de construir un cubo portátil, como se describe en ese artículo, considera también los muchos filtros de reflexiónque hay en el mercado y que tienen un propósito similar. Ten en cuenta que no sustituyen a una cabina de sonido, pero pueden ayudar a reducir el sonido ambiente de una habitación que no tiene tratamiento acústico. Recuerda que también es muy útil tener algo suave y absorbente detrás tuyo, no solo detrás del micrófono. Intenta colgar una manta o colcha en un tendedero, o colócala sobre un estante o biombo. O ponte frente a un armario abierto lleno de ropa. Y como se indicó anteriormente, un micrófono dinámico de diafragma grande será menos sensible al ruido ambiente que un micrófono de condensador de diafragma grande, pero requerirá más amplificación y, por lo tanto, es más susceptible a zumbidos y murmuraciones eléctricas o radiales.

Interfaces de audio

Cuando utilizas un micrófono analógico XLR tradicional para grabar un podcast, necesitarás una interfaz de audio USB (o Firewire, o Thunderbolt). Estas pueden variar desde pequeños dispositivos que se conectan directamente al micrófono, hasta cajas multicanal que pueden conectar varios micrófonos a la vez.

Una interfaz USB brinda una gran versatilidad, pudiendo por lo general conectarse a casi todas las computadoras. Estas interfaces ofrecen un monitoreo directo de latencia cero de la señal de entrada y una mejor calidad de audio que un micrófono USB. La mayoría cuenta con algún tipo de medición de audio para ayudar a establecer los niveles adecuados.

Las más pequeñas interfaces actúan como extensiones del micrófono: se conectan directamente a la toma XLR en su extremo, lo que las hace muy discretas y fáciles de transportar. La mayoría puede suministrar alimentación phantom a los micrófonos de condensador a través de una conexión USB. No requieren baterías u otra fuente de energía.

Senal XU-1648 es un pequeño dongle que se conecta directamente al micrófono y que tiene salida USB. Tiene salida de auriculares, controles de ganancia y nivel de auriculares, y puede dar alimentación phantom a micrófonos de condensador.

CEntrance MicPort Pro es similar al Senal, con un conjunto completo de diales para establecer niveles y equilibrar la señal directa del micrófono y el sonido de reproducción de la computadora. Brinda poder phantom.

CEntrance Mic Port Pro

Shure X2U es similar a los anteriores, incluyendo alimentación phantom para micrófonos de condensador.

Una interfaz USB tipo caja, ligeramente más grande, puede tener varias ventajas, como diales de control más grandes, una mejor medición y, a menudo, un amplificador de auriculares más potente.

El Focusrite iTrack Solo puede conectar un micrófono XLR a una computadora, o directamente a un iPad o iPhone.

Dos entradas de micrófono pueden ser muy útiles cuando entrevistas a un invitado y necesitas dos micrófonos en vivo en todo momento. Estas interfaces alimentarán cada micrófono a su propio canal en tu software de grabación, permitiéndote luego mezclar los niveles de forma independiente. La mayoría de estas interfaces también se alimentan por la conexión USB, eliminando la necesidad de una fuente de alimentación externa. Pero asegúrate de conectarlos directamente a una toma USB, no a un concentrador o hub. Algunas computadoras no ofrecen potencia completa a todos los conectores USB; si tu interfaz no funciona correctamente, prueba con otra toma USB. Aquí hay algunas buenas interfaces, fáciles de usar, con entradas para dos micrófonos XLR:

M-Audio MTRACK II

Mackie Onyx Blackjack

Focusrite Scarlett 8i8 USB Interface

Focusrite Scarlett 2i2

Para grabaciones más complejas, puedes grabar en cuatro canales (o más) con algunas interfaces más grandes. Por lo general, estas requieren sus propios cables de alimentación; la alimentación USB por sí sola rara vez es suficiente para un mayor número de entradas de micrófono.

Akai EIE I/O

FocusRite Scarlett 8i8

Existen interfaces de montaje en rack que utilizan conexiones USB-2, USB-3, Firewire o Thunderbolt, y ofrecen muchos canales de entrada y salida, pero el podcast promedio rara vez necesita varias conexiones.

Mezcladores USB

Las interfaces mencionadas arriba alimentarán cada input a su propio canal discreto en un programa de grabación multipista. En algunas circunstancias, es posible que desees la flexibilidad de un mezclador. Puedes conectar las salidas estéreo de cualquier mezclador a una interfaz USB, pero hay mezcladoras que combinan ambas funciones en un dispositivo.

Presta atención: muchos mezcladores USB solo enviarán a la computadora la salida estéreo mixta, mientras que algunos también son capaces de enviar canales individuales. Ambas modalidades pueden ser útiles, solo asegúrate de saber de qué tipo tienes. Un mezclador puede ser una buena solución para dos o más micrófonos, y para agregar música, una llamada telefónica u otras entradas en tiempo real. Si planeas conectar un teléfono híbrido, asegúrate de que el mezclador tenga al menos un envío auxiliar prefader, para que puedas configurar un enrutamiento “mix-minus” para el teléfono híbrido.

Un mezclador que solo puede enviar la señal estéreo a la computadora puede ser utilizado para enviar dos micrófonos a canales discretos para mezclarlos más tarde; simplemente ajusta el control panorámico de uno de los canales de entrada completamente a la izquierda, y el otro completamente a la derecha. La desventaja principal es que monitorear a través de auriculares se hace raro, con un micrófono en una oreja y un micrófono en la otra oreja. Pero ese mezclador puede ser muy eficiente si sientes confianza para mezclar la sesión en vivo en lugar de volver a ella más tarde.

Mezcladores USB estéreo:

Alesis Multimix 8

Alesis Multimix: diminuto, con dos entradas de micrófono XLR y una entrada de línea estéreo.

Yamaha AG06: dos entradas de micrófono XLR y una línea estéreo. Funciona con Windows, Mac o iPad.

Alesis Multimix 8: cuatro entradas de micrófono XLR, dos entradas de línea estéreo, efectos incorporados.

Allen and Heath ZED 10: cuatro entradas de micrófono XLR, cuatro entradas de línea mono, dos entradas de línea estéreo.

Mackie ProFX 8: cuatro preamplificadores de micrófono, dos entradas de línea estéreo, efectos incorporados.

Mezcladores multicanal para enviar pistas individuales a un programa de grabación multipista:

El Mackie 820i (firewire) tiene tres entradas de micrófono XLR, más dos (o tres) entradas de línea estéreo. Un mezclador así te da la posibilidad de grabar cada entrada individual en un programa de grabación multipista para mezclar más tarde, o simplemente puedes grabar la salida estéreo. Hay versiones más grandes de este mezclador con más canales, así como versiones hechas por Presonus,Allen and Heathy otros.

Paquetes:

Si estas opciones te parecen demasiado abrumadoras, aquí te mostramos algunos paquetes o combos que tienen todos los elementos que necesitarás para comenzar.

Micrófono SM58/ Interfaz USB Shure de 1 canal (sin auriculares ni stand de micrófono)

Micrófono AT 2020 / Interfaz USB Scarlett de 1 canal y accesorios

Micrófono AT 2020 / Interfaz USB Scarlett de dos canales y accesorios

Micrófono USB AT 2020USB+ / auriculares USB / Soporte / Filtro anti-pop

AKG Perception 220 / Interfaz USB de un canal y accesorios

AKG Perception 220 / Interfaz USB Scarlett de dos canales y accesorios

Micrófono Rode NT1-A / Interfaz USB Focusrite de un solo canal y accesorios

Micrófono Rode NT1-A / Interfaz USB Senal de un canal y accesorios

Micrófono AT 4050 / Interfaz Apogee Duet y accesorios

Suficiente sobre el equipamiento…

Como con todos los proyectos creativos, el equipamiento técnico no es el elemento más importante; el contenido lo es. Pero una mala calidad de audio puede distraer la atención de un buen contenido. Es verdaderamente molesto para un oyente escuchar ruidos pop, o distorsiones o tener que hacer un esfuerzo para comprender lo que dices. El equipo adecuado puede ayudarte a evitar esos problemas. Si encuentras un buen micrófono de voz, un buen entorno de grabación y una interfaz que te permita grabar limpiamente y escuchar lo que estás haciendo, podrás crear una atractiva producción de audio. Hay opciones asequibles, pero también vale la pena gastar un poco de dinero en herramientas de calidad si eso va a ayudarte a difundir tu mensaje de manera más efectiva.


Sobre Jeff Towne

Productor desde hace más de 25 años del programa de radio Echoes, Jeff Towne ha grabado entrevistas y presentaciones musicales en lugares tan disímiles como clósets, catedrales, escenarios al aire libre y estudios profesionales, convirtiéndolos en programas de radio y podcasts. Jeff también es el editor de herramientas de Transom.org, sitio ganador de premios Peabody, dedicado a canalizar nuevas voces a los medios públicos. En Transom, reseña grabadoras, micrófonos y software, ayudando a productores de audio tanto principiantes como experimentados a elegir sus herramientas de trabajo.

Grabar voz en un Home Studio

1000 550 Escuela Radio Ambulante

Por Yowei Shaw con ayuda de Jeff Towne

Introducción de Jeff Towne: un dilema común entre los productores independientes es cómo grabar algo que suene profesional fuera de un estudio. Construir una cabina de sonido es toda una iniciativa: es cara, ocupa espacio y puede ser poco práctica para los inquilinos y para quienes viven en hogares pequeños. ¿Hay alternativas asequibles? La productora independiente Yowei Shaw ha probado algunas opciones, y ha encontrado una buena solución para grabar sus pistas de voz en su propia casa.

De Yoewi Shaw

Es mitad de la noche. Los compañeros de piso se han ido a la cama. Las calles de la ciudad están finalmente tranquilas, salvo una sirena o un perro ladrando aquí o allá… ¡Esa es mi señal! Es hora de escurrirse bajo una manta y trabajar en mis pistas de audio desde mi cama.

Puede que la escena les suene familiar a muchos de ustedes. Tal vez cambies meterte debajo de una manta por meterte dentro un armario. Pero por mucho que me encante darle consejos a mis amigos sobre cómo hacer grabaciones caseras, la verdad es que se pone rutinario. Comienzo a transpirar. Me da demasiado calor. Y es difícil mantener el micrófono estable mientras estoy encorvada, desplazándome por la secuencia de comandos de mi iPhone, vigilando los niveles de grabación y tratando de grabar lo mejor que puedo. ¿Ya dije que además tengo una manta por encima de la cabeza?

Como productora y periodista radial independiente, no tengo acceso regular a un estudio de grabación profesional. Utilizo uno cuando produzco historias para la estación local de NPR, pero para otros programas y medios, estoy sola.

A pesar de que pude encontrar una forma práctica de trabajar en casa con un audio bastante decente, quería una mejora tanto en la calidad del sonido como en la simplicidad del proceso, sin gastar demasiado dinero. Mi objetivo era acercarme al sonido hermético de un estudio profesional. Y resultó que tengo la suerte de vivir en la misma área que el editor de herramientas de Transom, Jeff Towne, quien amablemente aceptó visitarme y ayudarme a encontrar una mejor solución. Aquí presento las conclusiones de nuestra pesquisa. Espero que les sea de alguna utilidad.

1) Habitación sin tratamiento acústico

Vivo en una habitación de 4×3 metros en el segundo piso de una vieja y rechoncha casa con pisos de madera. Mi cama ocupa la mayor parte de la habitación y tengo un pequeño sofá y cortinas finas en la ventana. Para tener una idea de cómo suena normalmente mi habitación, pueden escuchar debajo la grabación que hice sobre mi tocador con un micrófono de condensador cardioide AKG 220 con soporte. Como pueden comprobar, el audio tiene eco y mi voz rebota en las paredes y pisos, resultando en un sonido inaceptable para la mayoría de los estándares de audio.

Escucha la prueba con micrófono cardioide en habitación sin tratamiento acústico

 

2) Debajo de una manta o de la cama

Antes de tener un micrófono AKG Perception y una interfaz USB Focusrite Scarlett, usaba un micrófono de condensador tipo shotgun AudioTechnica 8035b, y grababa directamente en mi grabador portátil Marantz PMD661. En el siguiente audio, estoy acurrucada en mi cama con el Marantz, el micrófono y un edredón sobre mi cabeza. Aparte del sonido áspero y algo concentrado de mi voz, creo que el audio en realidad es bastante bueno; desde un punto de vista sonoro, funciona totalmente. Pero las desventajas siguen allí: demasiado calor, oscuridad, es difícil hacer malabarismos con los equipos, es difícil respirar y leer un guión, tengo una mala postura corporal, etc.

Escucha la prueba con micrófono tipo shotgun en habitación sin tratamiento acústico

 

Escucha la prueba con micrófono tipo shotgun debajo de un edredón

 

Es importante hacer una distinción entre insonorización y tratamiento acústico. La insonorización consiste en el bloqueo o contención de todos los sonidos externos para que no lleguen a tu micrófono, lo que necesita de un despliegue importante. Interrumpir la transmisión del sonido requiere una combinación de masa y aire, como las paredes dobles y los sellados herméticos de una cabina de sonido convencional. Pero el tratamiento acústico reduce el eco y los reflejos de sonido, y se puede hacer con facilidad a una escala más pequeña. En muchos casos, crear un entorno con tratamiento acústico alrededor de tu micrófono puede hacer que la grabación en casa sea viable. Sin embargo, esta opción no será efectiva si tu espacio de grabación está sujeto a mucho ruido del exterior, o si estás tratando de no despertar a un bebé. Ninguna de estas técnicas crea una cámara de sonido aislada. Pero si tu espacio es relativamente silencioso, aunque suene demasiado “espacioso” o haya eco, existen algunas soluciones relativamente simples. –JT

 3) Cabina de sonido portátil (o “Porta-Booth”, es decir, cubo de tela con espuma acústica)

Había escuchado sobre estas pequeñas y económicas cabinas portátiles de grabación y quise probar una, especialmente porque se pueden fabricar por unos US$25 (o comprar una versión comercial por mucho más). Los defensores de este dispositivo portable afirman que logra que la voz grabada sea cálida y robusta y que el micrófono suene bien, al tiempo que evita captar el sonido ambiental de la habitación. Seguí las instrucciones exactas de Harla Hogan para fabricar un Porta-Booth, pero aquí están los pasos básicos:

A. Compra un cubo de tela plegable de 35 x 35 cm.

Compré el paquete doble de Whitmore en Amazon por alrededor de US$14.

B.Compra espuma acústica estilo “pirámide” de 5 cm. de espesor.

Córtala en tres partes: un panel de 66×30 cm. para la pared posterior y superior, y dos paneles de 30×30 cm. para los lados del cubo de tela. Pude conseguir un panel de 120x60x5 cm. de espuma pirámide Auralex por US$20 en eBay. Cortar la espuma acústica con prolijidad puede ser difícil, pero un cuchillo eléctrico barato o un buen cuchillo de sierra facilitará el proceso.

C. Colocar la espuma en el cubo

Coloca el panel de espuma más largo en la pared posterior, doblándolo para cubrir la parte superior. Luego coloca los paneles de espuma más pequeños a los lados del cubo, y ubica el micrófono sobre un soporte en el fondo del cubo, cerca de la abertura. No es necesario que tu cabeza esté dentro del cubículo para que funcione. Siempre y cuando tu micrófono sí esté dentro, y tu estés hablando justo por fuera, proyectando tu voz hacia cubo, deberías conseguir buenos resultados. Si lo deseas, puedes hacer un agujero en la parte posterior del cubo para pasar por allí el cable del micrófono.

Después de probar esta cabina portátil con distintos micrófonos pudimos comprobar que, en efecto, el cubo ayuda a deshacerse del sonido ambiente de la habitación. Es mejor a no tener tratamiento acústico, pero la voz grabada todavía puede sonar con algo de eco. De todos modos, descubrimos que algunos ajustes adicionales a tu espacio de grabación pueden mejorar las cosas. Y, como con cualquiera de las opciones, aparte de construir muros y aislar pisos, el “Porta-Booth” no puede bloquear las intrusiones de sonido hardcore. Todavía escucharás el ruido del tráfico, de las sirenas, de los perros que ladran afuera y de otros inquilinos tirando la cadena del inodoro.

Escucha la muestra de micrófono cardioide en cabina portátil

 

4) Filtros de reflexión

En la actualidad, hay varios productos en el mercado que funcionan del mismo modo que el cubo plegable o Porta-Booth, absorbiendo y bloqueando las reflexiones del sonido justo alrededor del micrófono. Estos “filtros de reflexión” tienen la ventaja de venir prefabricados, tener aspecto profesional, montarse directamente en un stand de micrófono y brindar un soporte sólido para él. ¿Sus inconvenientes? Pueden ser pesados, engorrosos, menos plegables y más caros que el cubo casero.

También descubrimos que la mayoría de los filtros de reflexión no tenían ningún material absorbente colocado por encima del micrófono, como sí es el caso del cubo portátil. Una pieza de espuma puesta en la parte superior normalmente mejora el sonido. Existe una variación en el rendimiento de los diversos filtros de reflexión: el más eficaz es probablemente el primer modelo que llamó la atención, el “Reflexion Filter Pro” fabricado por SE Electronics. Tiene una combinación de metal, tela y aire que es muy efectiva, pero es grande, pesado y costoso. Hay otras versiones que imitan el diseño del Reflexion Filter Pro, y otras que comparten la forma curva, pero que son básicamente espuma acústica en un respaldo de plástico. Esos filtros no son tan efectivos, pero son más ligeros y baratos.

Probamos el MXL RF-100, que comparte algunas similitudes estructurales con los dispositivos de SE Electronics, pero es algo más accesible. SE Electronics también fabrica algunos modelos más asequibles, y Auralex, Cascade, MXL y otras compañías también han entrado en el juego. Nuestras pruebas indicaron que el cubo construido en casa era tan efectivo como la mayoría de los filtros de reflexión producidos comercialmente, pero es un poco más complicado ponerlos en la posición ideal. Si necesitas algo que se monte en un soporte de micrófono o que tenga una apariencia más profesional, será mejor que compres uno de esos filtros. -JT

Escucha la prueba con micrófono cardioide con filtro de reflexión MXL

 

Escucha la prueba con micrófono cardioide con filtro de reflexión MXL con tratamiento acústico

 

5) Manta detrás de la cabeza

Con el cubo y el filtro de reflexión MXL, todavía quedaba algo de eco en la habitación, y fue aquí donde hicimos el que posiblemente fue nuestro descubrimiento más emocionante. Jeff, parado un pie detrás de donde yo estaba sentada, sostuvo una manta detrás de mí, y el sonido se hizo mucho más fuerte y perdió mucho eco. Probamos esto con y sin el cubo y comprobamos que la opción cubo + manta sonaba mejor. Por supuesto, tener a alguien detrás de ti sosteniendo una manta no es lo más práctico del mundo, pero si puedes colocar una manta gruesa o un edredón sobre un tendedero, un estante de ropa o alguna otra estructura alta unos pocos pies detrás de ti, mejorarás tu entorno sonoro de manera significativa.

Escucha la prueba con micrófono cardioide con manta suspendida detrás

 

Escucha la prueba con micrófono cardioide dentro de cubo y  manta suspendida detrás

 

6) El armario

Tengo un pequeño armario en mi habitación, que no es nada cómodo como para meterse, cerrar la puerta y grabar pistas. Sin embargo, Jeff y yo queríamos ver si la ropa colgada allí podía funcionar igual o mejor que una manta. Traté de sentarme en el suelo, mirando hacia fuera y con la ropa detrás de mí. Creo que los resultados son bastante similares a tener una manta suspendida detrás. ¿Tienes un amigo de confianza que pueda sostener una manta detrás de ti cada vez que grabas? ¿Puedes colgar una frazada fácilmente en un tendedero o enganche en tu habitación? ¿Tienes suficiente ropa en tu armario? Puede que no tengas que sentarse en el suelo para probar la opción del guardarropa, pero yo no tengo opción, porque ni siquiera puedo poner una silla en el armario: la puerta solo se abre en parte antes de toparse con el sofá.

Escucha la prueba de micrófono cardioide mirando hacia armario lleno de ropa

 

7) Mi último arreglo… por ahora

Esta es la organización que he decidido utilizar para grabar a partir de ahora. Aquí estoy, sentada en el suelo de mi armario, de cara a la habitación y hablando hacia el cubo, que he colocado en una pequeña mesa que también tiene espacio suficiente para mi computadora portátil y mi interfaz USB. Por supuesto, hay otras opciones que también pueden funcionar, pero como ya tengo un armario que suena tan bien como la opción de manta, decidí trabajar con esto, en lugar de buscar una manera de colgarla (además, durante el invierno, ¡necesito todas las mantas en mi cama!)

 

Escucha prueba de micrófono cardioide dentro de cubo dentro de armario con ropa

Si escuchas con atención, aun hay un ruido sordo en el audio (debido a mi casa, debido la ciudad, ¿o ambas?), Pero eso se puede mitigar con EQ, según me dijeron…

Así es; el ruido de la ventilación de muchos edificios, el del tráfico y otros ruidos vibratorios pueden ser muy difíciles de bloquear, incluso en cabinas de sonido construidas profesionalmente, pero puedes reducir el problema utilizando un filtro de paso bajo (o de paso alto; “low-pass” o “high-pass”). Tu micrófono puede tener un interruptor que haga esto, o puedes usar EQ al momento de mezclar. -JT

Siento que definitivamente ha habido una evolución desde mi técnica original de captar audio con una manta sobre la cabeza. Ahora puedo respirar fácilmente y sentarme derecha. Tengo luz y espacio para grabar directamente en mi computadora. No estoy transpirando tanto y es fácil tomar un vaso con agua.

Todo lo que hemos mostrado es fácil de poner y quitar. El cubo de tela y la espuma acústica no ocupan mucho espacio; incluso puedo empacarlos en una bolsa de compras para llevarlos a otro sitio si es necesario. Y lo más importante, ¡suenan bien! Puede que no sea lo mismo que una cabina de sonido real, pero creo que el audio es más compacto y menos metálico que tapándome con mantas.

Algunas otras cosas a considerar: los micrófonos de voz más populares suelen tener un patrón de captación cardioide. Eso hace que el micrófono sea más sensible en su parte delantera y mucho menos sensible en los lados y detrás. Usar un micrófono con este patrón, junto con la colocación de un cubo de tela o un filtro de reflexión para absorber el sonido alrededor y detrás del micrófono, reducirá los ecos que lo alcancen.

Es probable que un micrófono con un patrón de captación omnidireccional capture demasiado sonido ambiente, incluso con estos tratamientos. En el otro extremo, un micrófono tipo shotgun puede dar un sonido demasiado enfocado, agudo o hueco, en comparación con un micrófono con un patrón cardioide más amplio.

Además, asegúrate de que el micrófono esté lo suficientemente detrás en el filtro de reflexión o en el cubo. No es necesario meter la cabeza completamente dentro del dispositivo, pero parte del funcionamiento de estos dispositivos es que el material de absorción de sonido capte tu voz en lugar de rebotar por la habitación, así que habla dentro del dispositivo, no más allá de él. Y acércate al micrófono, no tan cerca como para sonar demasiado fuerte o hacer que las “p” exploten, pero lo suficientemente cerca como para que el sonido directo de tu voz esté mucho más presente que cualquier eco o reflejo restante.

Una vez más, estos tratamientos de sonido no son lo mismo que una cabina de sonido completa, pero ofrecen una alternativa viable para grabar en casa, cuando el espacio y el dinero escasean. -JT


About Yowei Shaw

Yowei Shaw es una productora de radio independiente que reside en Filadelfia. Ha reporteado para This American Life, Studio 360 y NPR, y también trabajó como productora asociada en Fresh Air con Terry Gross. Recibió una Mención Honorífica al Mejor Documental en el Third Coast International Audio Festival y recibió el Leeway Transformation Award en 2013.

Sobre Jeff Towne

Productor desde hace más de 25 años del programa de radio Echoes, Jeff Towne ha grabado entrevistas y presentaciones musicales en lugares tan disímiles como clósets, catedrales, escenarios al aire libre y estudios profesionales, convirtiéndolos en programas de radio y podcasts. Jeff también es el editor de herramientas de Transom.org, sitio ganador de premios Peabody, dedicado a canalizar nuevas voces a los medios públicos. En Transom, reseña grabadores, micrófonos y software, ayudando a productores de audio tanto principiantes como experimentados a elegir sus herramientas de trabajo.

Principios básicos del podcasting | Parte 2: software

1000 550 Escuela Radio Ambulante

Por Jeff Towne

En nuestro primer post sobre podcasting hablamos sobre micrófonos y otros accesorios necesarios para grabar voces. El siguiente componente técnico crucial es el software para grabar, editar y mezclar una producción final.

Transom tiene varios artículos sobre softwares de edición de audio (en inglés), y cualquiera de ellos puede servirte para elegir el que te sea apropiado o para conocer detalles sobre su uso. En este post, trataremos sobre diferentes softwares y de qué modo se adecúan a la producción de podcasts.

Desde luego, un podcast no es muy distinto de cualquier otra producción de audio, por lo que el nivel de sofisticación de tu contenido ayudará a determinar cuál software es mejor. Muchos podcasts son bastante simples en estructura: tienen una o dos voces, tal vez con cortes de música o clips de otro audio, tal vez con una banda melódica que se superpone bajo las voces. Las producciones más elaboradas, con elementos múltiples y efectos especiales, probablemente necesitarán uno paquete de software más complejo, pero la buena noticia es que se puede hacer una producción básica con un software simple y de bajo costo.

¿Por qué grabar en una computadora?

Zoom H5

No es necesario. Puedes usar un pequeño grabador de audio portátil, especialmente si entrevistarás a un sujeto en una casa u oficina, o si grabarás un evento en vivo. Hay muchos grabadores que sirven para eso, pero necesitas saber de qué es capaz tu grabador. Si estás grabando una entrevista simple, conseguirás mejores resultados si utilizas un micrófono externo en lugar de los micrófonos incorporados en los pequeños dispositivos portátiles. Lo ideal es utilizar dos micrófonos, uno para el entrevistador y otro para el entrevistado, de modo que asegúrate de contar con un grabador que tenga (al menos) dos entradas XLR para micrófonos externos y, lo que es más importante, controles de ganancia independientes para cada entrada. Grabadores como Tascam DR-100mkII, Tascam DR-60D, o Zoom H5 son buenas opciones. Si estás grabando en un evento en vivo y deseas incluir el sonido de la audiencia, Zoom H5 te permitirá conectar micrófonos de voz en las entradas de micrófono externo y también usar los micrófonos estéreo incorporados para grabar a la audiencia. Si necesitaras más entradas, para más de un entrevistado o una mesa redonda, grabadores como Zoom H6 y Tascam DR-70D tienen cuatro entradas XLR para micrófonos externos (el Zoom H6 se puede ampliar a seis entradas XLR con un módulo opcional).

Después de grabar, puede que quieras cargar el audio en una computadora para editarlo y mezclarlo: cada grabación puede beneficiarse de una edición, ajuste de niveles y otras tareas de limpieza. Además, tu grabación necesita convertirse a un formato de archivo apropiado, tener etiquetas de metadatos agregadas y luego cargarse a un servidor, todo lo cual es más fácil de hacer en una computadora. Por lo tanto, incluso para grabaciones sobre el terreno, puedes omitir el paso de usar un grabador y usar directamente una computadora (dicho esto, para eventos en vivo e irrepetibles, hay algo que decir sobre el uso de un grabador: las computadoras se cuelgan, son más difíciles de llevar y monitorear, y algunas hacen un ruido que podría filtrarse en la grabación).

Mobile Pre USB Interface

Si grabas directamente en una computadora, es mejor que utilices una interfaz de audio externa en lugar de las entradas de micrófono integradas a la computadora. Las señales de los micrófonos son de muy bajo nivel y deben amplificarse significativamente, y lo mejor es hacerlo fuera del entorno electrónicamente sucio del interior de una computadora. Además, lo más probable es que una interfaz de audio tenga componentes de mejor calidad para manejar la amplificación y la conversión de analógico a digital que la computadora promedio.

Hay muchos tipos de interfaces de audio, con distintas configuraciones de entrada de micrófono y nivel de línea, por lo que seguramente habrá una que se ajuste a tus necesidades y presupuesto. Estos dispositivos suelen conectarse a la computadora a través de USB, pero también hay versiones que usan Firewire, Thunderbolt, Ethernet o incluso WIFI. Algunas interfaces están ligadas a un software específico, pero la mayoría se puede usar con todos los programas de grabación y edición más comunes. Antes de comprar una interfaz específica, verifica que sea compatible con el software que quieres usar, y –de igual manera importante– con el sistema operativo de tu computadora.

Software de grabación – Básico

Si tu podcast involucra solo una o dos voces, sin música adicional ni efectos en capas, las estaciones de trabajo de audio multipista, gratuitas o de pago, pueden resultar excesivas. Existen aplicaciones de grabación básicas que pueden capturar archivos de sonido de cualquier fuente de audio válida, ya sea un micrófono USB externo o el audio interno de una aplicación tipo Skype u otros programas VOIP, un navegador web o un software de teleconferencia. Puede que estos grabadores básicos tengan una capacidad de edición rudimentaria, pero se les puede agregar procesos para producir un podcast completo. Incluso si tu producción es más complicada y utiliza la versión completa de una estación de trabajo de audio para alcanzar su forma final, estos programas más simples suelen ser buenas herramientas para capturar el sonido que tiene lugar en una computadora, antes de ensamblar esos elementos en un editor más sofisticado.

Audio Hijack

Hay muchas aplicaciones que pueden hacer este tipo de grabaciones simples, pero hay dos que se destacan por su versatilidad y popularidad. Total Recorder es un programa solo para Windowsque puede capturar casi cualquier evento de audio que ocurra en tu computadora con Windows.

Audio Hijack es un programa solo para Mac que puede capturar el audio del sistema de tu Macintosh, o configurarse para “secuestrar” el audio de aplicaciones específicas, ignorando otros sonidos del sistema. El programa también permite agregar efectos y otros procesos sonoros, así como un enrutamiento de señal flexible, manejado por una práctica interfaz similar a un diagrama de flujo.

Software de grabación y edición multipista – Gratuito

Si tu podcast va a involucrar más de una o dos voces, grabadas casi en tiempo real, es probable que desees un software más complejo para editar y mezclar tu sonido. Incluso el podcast más simple suena más pulido con alguna música introductoria y final, o puede que quieras insertar audio grabado previamente. En ese caso, puedes usar un programa de mezcla y edición de audio multipista, a menudo llamado DAW (Digital Audio Workstation o estación de trabajo de audio –EAD).

Hay buenos paquetes de software de edición y mezcla disponibles de forma gratuita. Algunos son de código abierto y pueden ser descargados por cualquier persona; otros vienen con ciertas computadoras, y otros se distribuyen sin costo adicional con la compra de otros equipos de audio.

GarageBand (solo para Mac)

Aunque GarageBand viene gratis en las computadoras Macintosh y está diseñado principalmente para crear música (al ensamblar loops de audio o tocar instrumentos MIDI), también funciona bien como grabador, editor y mezclador multipista. Incluso hay versiones de la aplicación que se ejecutan en iPads y iPhones, y las sesiones se pueden compartir en esos dispositivos y en tu computadora de escritorio o portátil. Sin embargo, la aplicación de iOS no es tan poderosa como la versión de escritorio, por lo que los proyectos creados en un iPad o iPhone pueden abrirse y editarse en la versión de escritorio, pero no al revés.

GarageBand

Desafortunadamente, Apple eliminó varias funciones específicas para podcasting de las últimas versiones de GarageBand: ya no hay un template especial para podcasts, ni hay un “track de podcasts” que permita la colocación de marcadores de capítulo y otros aspectos de los podcasts “mejorados”. Pero incluso la versión más nueva de GarageBand sigue siendo una plataforma simple para hacer un podcast: crea un nuevo “proyecto de voz”, que ofrece una variedad de configuraciones de procesamiento vocal en pistas separadas (simplemente elige la pista “Narración”, elimina o ignora a las demás, y comienza a grabar).

En GarageBand puedes seleccionar un micrófono USB o una interfaz de audio como fuente de entrada para una pista, grabar varias pistas a la vez, o pistas adicionales en otro momento. Puedes recortar las grabaciones resultantes, eliminar las secciones no deseadas y deslizar los clips a lo largo de una línea de tiempo. Puedes superponer música o efectos de sonido, automatizar el volumen de reproducción de las pistas y agregar procesos como ecualización y compresión para que tus grabaciones suenen mejor. Una vez que hayas ajustado los elementos a tu gusto, puedes exportar tu mezcla a la biblioteca de iTunes de tu computadora, o subirla directamente a SoundCloud, o a tu propia cuenta de iCloud.

Audacity (Windows, Mac o Linux)

Automatización de volumen en Audacity

Una de las opciones más populares es el software de código abierto Audacity. Nuestra reseña en Transomes de hace varios años, por lo que es posible que algunos detalles ya no sean precisos, pero el funcionamiento general del programa sigue siendo muy similar. La aplicación se actualiza con frecuencia, por lo tanto, asegúrate de descargar la versión más reciente: es posible que se haya solucionado un error o una anomalía desde la primera vez que lo descargaste. Si bien es posible crear sofisticadas producciones multitrack y multicapa con Audacity, resulta más adecuado para proyectos simples. Hacer grabaciones básicas, recortar y editar, ajustar niveles y agregar música sencilla o sonido ambiente es rápido y fácil con este programa; incluso puedes aplicar una gran variedad de procesos de audio y efectos (incluido un plug-in sorprendentemente bueno para reducir ruido). Pero muchas de las acciones de Audacity emplean “edición destructiva”, lo que quiere decir que una vez que se realiza un corte o eliminación, o se aplica un efecto, se produce un cambio permanente en el audio; no se puede regresar y ajustar la edición, o eliminar el EQ u otro proceso. Esta puede ser una forma rápida y eficiente de trabajar, pero le quita flexibilidad. La automatización de volumen de Audacity no es tan fácil de ajustar como en muchos otros programas, y la medición de audio no se implementa tan elegantemente como en otros productos, lo que hace un poco más difícil crear una mezcla meticulosa. Pero bueno, es gratis…

Tracktion (Windows, Mac o Linux)

Mackie fabrica interfaces de audio independientes y mezcladores con interfaces integradas, entre otros productos de audio. Sus interfaces son compatibles con la mayoría del software de edición, pero también incluyen una copia gratuita de su propio programa, llamado Tracktion (la versión sin costo puede no ser la más reciente, y la actualización puede implicar una tarifa). Aunque orientado principalmente a la producción de música, como los programas antes mencionados, Tracktion tiene una mejor capacidad para grabar y editar pistas de voz, agregar música, insertar segmentos preproducidos, etc. Hay un demo gratuito aquí: http://www.tracktion.com/

Cubase LE (Windows o Mac)

Cubase es un software comercial vendido por Steinberg (fabricantes del profesional DAW Nuendo, y otros softwares de audio), pero su versión simplificada, Cubase LE, se provee de forma gratuita con muchas interfaces de audio. Hay versiones más sofisticadas del software a la venta. Al igual que muchas estaciones de trabajo de audio, Cubase está orientada a la producción musical, pero también cuenta con todas las herramientas habituales para producir un podcast: edición no destructiva, automatización de volumen, complementos para ecualización, compresión y efectos especiales.

Pro Tools First (Windows o Mac)

Pro Toolses una de las estaciones de trabajo de audio más utilizadas en el mundo, tanto en estudios caseros de productores independientes como en instalaciones profesionales. Ahora bien, incluso las versiones actuales de la versión más básica del software se han vuelto caras, pero existen alternativas de actualización si posees una versión anterior. Hoy en día se ofrecen planes de suscripción anuales o bien puedes optar por el totalmente gratuito Pro Tools First.

Sin embargo, no nos gusta que las sesiones creadas en Pro Tools First no puedan abrirse y revisarse en la versión paga de Pro Tools, o que los proyectos se almacenen principalmente en la nube y no en la computadora o el disco duro externo del usuario (aunque los proyectos puedan trabajarse offline), ni que haya un número limitado de proyectos en los que se pueda trabajar a la vez a menos que compres capacidad adicional. Pero el programa es gratuito y, aunque los proyectos no puedan trasladarse a la versión paga, las habilidades del usuario sí, por lo que podría ser una buena manera de aprender el programa y ver si vale la pena invertir en la versión completa. Incluso esta versión gratuita es bastante capaz: puede manejar hasta 16 pistas y ofrece herramientas de edición y mezcla similares a las herramientas Pro Tools completas, junto con varios complementos de procesamiento útiles y gratuitos.

Software de grabación y edición – Estaciones de trabajo de audio pagas

Hindenburg (Windows y Mac)

Hindenburg

Hemos sido grandes admiradores del software Hindenburg desde que el programa salió por primera vez. Esto se debe en parte a que es relativamente fácil de aprender, a la vez que brinda muchas funciones potentes de edición y mezcla. Pero quizás el aspecto que más nos gusta es que fue creado por gente de radio para gente de radio, y no para crear música. Esa orientación hacia la producción de montaje estilo radial también se presta, naturalmente, a los podcasts; de hecho, tiene varias funcionalidades integradas específicas para podcasting. Los metadatos con la información básica de archivos de audio o podcasts mejorados se pueden editar e incrustar fácilmente en los archivos de sonido desde dentro de Hindenburg. La versión Pro del software incluye utilidades para exportar y cargar archivos de audio a sitios FTP con un solo clic. Hindenburg puede incluso actualizar el archivo XML de un podcast en forma automática. El audio puede exportarse directamente y cargarse a otros destinos, entre ellos SoundCloud y PRX.

 

De particular interés para podcasters: la versión 1.5 del software permite grabar desde múltiples fuentes, como uno o más micrófonos USB y/o interfaces de audio, sin reconfigurar las entradas de audio de la computadora a nivel del sistema, y sinconflictos con frecuencias de muestreo o relojes variables.

Hindenburg

Confiamos en los controles de volumen incorporados en el programa, que hacen fácil llegar a niveles de audio consistentes, así como en sus herramientas rápidas y sencillas de edición y mezcla. Hindenburg 1.5 también cuenta con una opción de normalización de volumen al exportar archivos, con lo que el usuario puede estar seguro de que los niveles de todos los archivos que exporta se ajustarán para cumplir con los estándares de volumen, incluido el estándar de podcasts cada vez más aceptado de -16 LUfs. Estas nuevas funcionalidades están incluidas en la versión Pro del software, que también tiene un grabador para llamadas de Skype muy fácil de usar; un verdadero ahorro de tiempo si haces muchas entrevistas por Skype.

Aunque algunas de las funciones más impresionantes están reservadas para las versiones Pro y Broadcast del software, la versión básica menos costosa de Hindenburg incluye nivelación automática y funciones de edición y mezcla sencillas, y es una herramienta muy adecuada para podcasts y producción radial.

Adobe Audition

Adobe Audition

Cool Edit fue un popular programa de edición para producción de radio. Adobe lo compró y lo rebautizó como Audition y fue agregándole gradualmente elementos, con lo que hoy es una estación de trabajo muy sofisticada y con todas las funciones. El programa ha perdido su atractiva simplicidad, pero aún está más orientado a hacer producciones de audio de estilo documental que muchas otras estaciones de trabajo orientadas a la música. Audition tiene herramientas de edición y mezcla muy sofisticadas, e incluye una amplia gama de plug-ins de procesamiento integrados. De particular interés es un plug-in de reducción de ruido de banda ancha poderoso y efectivo (en otras estaciones de audio esa funcionalidad generalmente requiere un costoso complemento). El programa incluso ofrece un útil template para podcasts que configura una pista de audio con complementos para procesar voces.

Audition tiene muchas formas de ajustar los niveles de audio, incluida una función muy inteligente: “Match Clip Volume” (“Hacer coincidir el volumen de clip”), que puede alinear rápidamente los niveles de audio con los estándares de volumen aceptados.

Al igual que muchas de estas (costosas) estaciones de trabajo de audio multipista, Audition podría ser excesiva para crear un podcast básico, pero para producciones que requieran una edición fina, procesamiento y combinación de muchos elementos, el poder de un programa como este puede ser muy útil. Al igual que la mayoría de los programas de Adobe, Audition permite una suscripción mensual al programa individual, o viene como parte del paquete Creative Cloud, que incluye muchas herramientas populares de edición como Photoshop y Premiere. Es un poco frustrante que no exista una opción para simplemente comprar el software, en lugar de suscribirse para pagos interminables, pero al menos el umbral inicial para comenzar es menor: su precio no es tan desalentadoramente grande como para disuadirte de comprarlo. Lo mejor es que hay una versión de prueba gratuita de 30 días, para que puedas comprobar si la aplicación se ajusta a lo que quieres.

ProTools

Pro Tools

Al igual que Adobe Audition, la versión completa de Pro Tools podría considerarse excesiva para el podcast promedio. El precio para tener incluso la versión básica de Pro Tools ha aumentado enormemente; solo el software se vende por casi US$700 y ya no viene con una interfaz de audio. Pro Tools se ha vuelto mucho más flexible en las últimas versiones, permitiendo el uso de una amplia variedad de interfaces de hardware, agregando rebotes (bounces) más rápidos que en tiempo real (finalmente), y más opciones de importación y exportación. A diferencia de Audition, Pro Tools no tiene ninguna capacidad de reducción de ruido incorporada, pero viene con una variedad de complementos bastante buenos para ecualizar, comprimir y agregar efectos especiales. Pro Tools tiene la clara ventaja de permanecer como un estándar en el mundo de los estudios profesionales, por lo que los proyectos se pueden mover fácilmente entre estudios e instalaciones de producción más informales. Las funciones de edición y mezcla de Pro Tools son bastante sofisticadas, y tener experiencia en este programa es una habilidad muy práctica en el mundo de la producción profesional de audio.

REAPER

Muchos productores de radio han descubierto que REAPER tiene todo el poder de edición y mezcla de un programa como Pro Tools, pero a un precio mucho más asequible. Una licencia individual básica cuesta solo US$60, y la licencia completa para trabajos comerciales a gran escala es de US$225. De hecho, REAPER tiene todo el poder de cualquiera de las estaciones de trabajo de audio modernas, aunque la interfaz puede no ser tan profesional y pulida como otras. Al igual que con otras estaciones, REAPER puede ser demasiado para el podcast promedio, pero es bueno tener opciones disponibles cuando sea necesario. Existe una gran cantidad de plug-ins de procesamiento disponibles, muchos creados por usuarios. De hecho, el programa en sí mismo es personalizable y está en constante actualización tanto por sus desarrolladores originales como por una amplia comunidad de usuarios.

Otras estaciones

Hay muchas más aplicaciones de edición y mezcla de audio perfectamente adecuadas para crear un podcast, incluida la hermana mayor de GarageBand, Logic, la versión completa de Cubase, Cubase Nuendo, Cakewalk, y la lista sigue y sigue… Si puedes grabar, editar y mezclar audio con ella y te sientes cómodo con ella, puedes usar cualquier aplicación que desees.

Verdades universales

Al final, no importa qué hardware y software utilices, lo que cuenta es el resultado. Tu contenido es el elemento más importante de tu producción, pero es importante que grabes y mezcles tu podcast de modo que la gente quiera escucharlo. La distorsión, el silbido, una mala ecualización y niveles de volumen fluctuantes son molestos, distraen y expulsarán a los oyentes. Por lo tanto, consigue un micrófono USB decente o, incluso mejor: un buen micrófono analógico y una interfaz de audio. Escucha con auriculares cuando te grabes a ti mismo. ¿Suenas agudo, distante y con eco? Acércate al micrófono. ¿Explotan los sonidos “p” y sibilan las “s”? Aléjate, colócalo un poco hacia el costado, en ángulo, y consigue un filtro anti-pop decente.

Conoce tu software de grabación

Hay artículos al respecto en Transom. Muchas compañías de software ofrecen tutoriales disponibles en la web o que se incluyen con la compra. Y, por supuesto, hay un sinfín de videos en YouTube. Es cierto que algunos fueron hechos por personas que saben menos sobre los programas que tú, pero también hay algunas guías muy útiles.

¡Edita! Una vez que tus elementos han sido editados, sé crítico: ¿te embarcaste en una digresión sin sentido? ¿Esa broma no funciona? ¿Sonó tu celular o tu perro ladró mientras grababas? Corta esas partes malas. ¿Tosiste, tocaste el micrófono, demoraste demasiado intentando recordar un nombre? Limpia. Los programas de edición de audio digital logran eliminar rápida y fácilmente porciones de sonido que distraigan de tu propósito.

Cuidado con los niveles

Mira tus medidores de nivel cuando grabes: necesitas ver un nivel de señal saludable, pero nunca permitas que los indicadores rojos se iluminen. Si lo hacen, es probable que tu sonido se distorsione y debas desactivar los controles de ganancia de entrada. Si no ves mucha señal en los medidores, el archivo de sonido resultante será demasiado bajo y puede volverse ruidoso a medida que aumentes el nivel más tarde.

Si usas Hindenburg o Audition, aprovecha sus funciones de nivelación de clip. Si estás utilizando otros programas, usa un medidor de audio para controlar tus niveles y realiza los ajustes necesarios.

Nuestro artículo sobre el volumen [en inglés] explica que el estándar para la radio pública en Estados Unidos es de -24 LUfs, pero no hay un nivel “oficial” para el podcasting. Dicho esto, cada vez está más aceptado que -16 LUfs sea el estándar. Es más alto que el estándar de transmisión de la radio pública, y puede requerir el uso de compresión o limitación de picos para alcanzar ese nivel. Aprovecha las capacidades de tu DAW; algunas tienen una función integrada de normalización de niveles, y puedes exportar automáticamente tu proyecto al nivel que desees.

Mantén una calidad de audio alta

Sí, es “solo” un podcast, pero cuando grabes tus pistas originales, ya sea dentro o fuera de un estudio, graba archivos .WAV, no .MP3 o .AAC u otro formato comprimido. Graba a 16 bits y 44.1 kHz. No hay nada de malo en grabar con frecuencias de muestreo o profundidad de bits más altas, pero ocupan más espacio en el disco y requieren más recursos informáticos para su procesamiento, y esas resoluciones más altas no serán de ningún beneficio cuando tu producto final se convierta a MP3 o AAC. Tu podcast finalmente se emitirá en uno de esos formatos comprimidos, pero debes mantener una resolución alta en tus archivos originales y tu proyecto, y solo convertir a MP3 o AAC como paso final.

Cuando configures tu sesión en tu programa de edición, define los parámetros de audio como se describe arriba: archivo .WAV, 16 bits, 44.1 kHz. De nuevo, no hay nada intrínsecamente incorrecto en usar 24 bits, 48 kHz, o 96 kHz, o incluso más, pero aumentar el tamaño del archivo no da como resultado un sonido mucho mejor cuando tu producto final será un MP3 o AAC de resolución relativamente baja.

Exportar como MP3 o AAC

Una vez que hayas grabado tus pistas, las haya limpiado, agregado cualquier elemento adicional y ajustado su ubicación y volúmenes, genera tu mezcla. Los podcasts deben distribuirse como archivos comprimidos y los formatos más aceptados son MP3 y AAC. La configuración de calidad depende de ti, pero, por regla general, se prefieren tamaños de archivo más pequeños, por lo tanto, elige la tasa de codificación más baja que te parezca lo suficientemente buena. Si tu podcast suena bien en mono, exporta y codifica en mono: el archivo resultante será solo la mitad de grande que una versión estéreo. Recomendamos mantener el archivo a 16 bits y 44,1 kHz, y experimentar con diferentes ajustes de compresión en tu codificador MP3 o AAC, pero algunos podcasts de solo voz pueden sonar bien en frecuencias de muestreo o profundidad de bits más bajas.

Siempre es una buena idea exportar y guardar una versión de calidad full de tu producción como un archivo WAV sin comprimir. Es posible que desees realizar cambios o actualizaciones simples en tu podcast y, en algunos casos, puede ser más fácil modificar una versión mezclada que retroceder y reajustar los elementos del proyecto original. Además, los formatos de audio cambian, por lo que en el futuro puede que desees volver a codificar tu producción en un formato diferente, o utilizar un software más nuevo. Si es así, necesitas tener una versión no comprimida, de ancho de banda completo, no un archivo MP3, que probablemente no tolere la transcodificación a un nuevo formato comprimido, como lo haría un archivo WAV.

Muchas estaciones de trabajo de audio te permiten exportar en distintos formatos de archivo, y es posible que quieras generar tu podcast final en MP3 o AAC directamente desde la aplicación. Ten en cuenta que existen diferentes algoritmos de codificaciónque dan como resultado diferentes calidades y tamaños de archivo, por lo que es buena idea experimentar. Recuerda que iTunes hace un muy buen trabajo al convertir archivos WAV a MP3 o AAC, por lo que puedes generar un WAV descomprimido en tu editor de audio, y luego importar ese archivo a tu biblioteca de iTunes. Resalta ese archivo y elige Archivo >> Crear nueva versión, o Avanzado >> Crear versión MP3(o AAC). Los parámetros específicos de la conversión se establecen en Preferencias >> General >> Importar configuración. (Apple es conocido por cambiar la forma en que se hacen las cosas en iTunes, por lo que el proceso específico puede ser algo distinto en tu versión de la aplicación).

Una vez que hayas creado la versión MP3 o AAC de tu podcast, puedes cargarla en tu sitio web, en Soundcloud, o en algún otro servicio de alojamiento de podcasts.

Para más información sobre micrófonos e interfaces de audio para podcasts, lee nuestro primer post: Principios básicos del podcasting parte 1: equipos de grabación de voz.


Sobre Jeff Towne

Productor desde hace más de 25 años del programa de radio Echoes, Jeff Towne ha grabado entrevistas y presentaciones musicales en lugares tan disímiles como clósets, catedrales, escenarios al aire libre y estudios profesionales, convirtiéndolos en programas de radio y podcasts. Jeff también es el editor de herramientas de Transom.org, sitio ganador de premios Peabody, dedicado a canalizar nuevas voces a los medios públicos. En Transom, reseña grabadores, micrófonos y software, ayudando a productores de audio tanto principiantes como experimentados a elegir sus herramientas de trabajo.